El Chapo ya cuenta con bases y bodegas en Costa Rica: DEA

lunes, 13 de diciembre de 2010

MÉXICO, DF, 13 de diciembre (apro).- Phillip Springer, representante de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), en San José, confirmó que el cártel de Sinaloa ya opera en Costa Rica, nación en la que cuenta con bases y bodegas para almacenar estupefacientes antes de enviarlas a Norteamérica.
De acuerdo con un despacho de la agencia AFP, Springer advirtió que la acción del narcotráfico en Costa Rica “va a incrementar por seguro, porque los grupos de narcos de México ya están acá, especialmente de Sinaloa”.
En declaraciones a la radio ADN en San José, el funcionario estadunidense detalló que “ahora los (del cártel de) Sinaloa están trabajando con los ticos (costarricenses) y con los colombianos”.
“En el pasado, por muchísimos años, como toda la gente acá sabe, este país era un país de tránsito, (pero) esto ha cambiado ya”, acotó.
Springer sostuvo que en “el último año y medio o dos años, la mayoría de la droga (en Costa Rica) es de Sinaloa, ellos no solamente están trabajando para traficar la droga por Costa Rica, el destino es Costa Rica para guardarlo y ponerlo en bodegas”.
En Costa Rica, abundó, “hay un grupo de comando y control (del cártel de Sinaloa), en bases acá (...) y ellos están enviando drogas de Costa Rica, de las bodegas” hacia Norteamérica.
Según autoridades estadunidenses, el cártel que encabeza Joaquín, El Chapo Guzmán, es uno de los más importantes en el mapa de la droga mexicana, acusado de introducir hasta media tonelada al mes en Estados Unidos.
Las declaraciones del funcionario de la DEA se producen mientras el Congreso de Costa Rica, país que carece de Ejército desde 1948, se apresta a debatir la extensión por seis meses del permiso para que ingresen al país medio centenar de buques de guerra estadunidenses, que participan en acciones de patrullaje contra el narcotráfico en el Pacífico y el Caribe.
La postura de Springer coincide también con versiones de prensa de que la zona fronteriza del Caribe entre Costa Rica y Nicaragua, donde estalló un conflicto limítrofe el 21 de octubre, está controlada por bandas de narcos.
El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, se ha negado a acatar una resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA), aprobada el 12 de noviembre, que pide que repliegue al Ejército de la zona fronteriza, alegando que eso facilitaría la acción de las bandas de traficantes de drogas.

Comentarios