Vende EU más de 60 mil armas a cárteles mexicanos: The New York Times

jueves, 16 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 16 de diciembre (apro).- El influyente diario neoyorquino The New York Times condenó hoy la “permisividad” de las leyes estadunidenses que facilitan la venta de armas a los cárteles mexicanos, y deploró la “sumisión” del Congreso de Estados Unidos ante el cabildeo de la industria armamentista.
    En su editorial, titulado “Pistoleros de los cárteles compran en Estados Unidos”, el diario critica que en los últimos cuatro años los distribuidores estadunidenses han vendido más de 60 mil armas de alto poder a los pistoleros de los cárteles mexicanos de las drogas.
    Además, critica la sumisión del Congreso “cautivado” por el cabildeo de la industria de las armas: “No ha hecho nada acerca de un vacío legal que faculta a los distribuidores a hacer múltiples ventas de rifles AK-47 y otros fusiles de asalto sin tener que informar a las autoridades federales, como requiere la ley.”
    No es extraño que en un solo día un distribuidor se sienta con la libertad suficiente para vender 14 rifles AK-47, reprocha.
    El diario critica que el cabildeo de la industria armamentista ya convenció a un “sumiso” Congreso de que las armas de alto poder que venden no son las que usan los delincuentes, por lo que tienen que tener una excepción para su venta porque las utilizan los “deportistas”.
    Sin embargo, agrega, las cifras de la lucha contra las drogas en México está demostrando lo contrario: en los últimos cinco años se duplicó el uso de armas largas, debido a la facilidad de los sicarios de conseguirlas a lo largo de la frontera.
    Una razón, señala el diario, es que no se exigen informes de ventas sobre los fusiles de asalto en la frontera. Sólo en “Texas, el tráfico de armas está al rojo vivo”, advierte, pues ocho de los principales comerciantes de armas se encuentran asentados en esa zona de la frontera.
The New York Times critica también que las leyes estadunidenses sean demasiado permisivas y faciliten la venta al por mayor de armas de asalto a los cárteles mexicanos.
    Con un congreso dominado por los republicanos y el temor de los legisladores demócratas ante el cabildeo de la industria armamentista, hay pocas expectativas que se aprueben leyes “valientes” para cerrar esa brecha legislativa.
    Sin embargo, considera que Barack Obama, el presidente de Estados Unidos, tiene la posibilidad de emitir un decreto.
"Si lo que se requiere es una orden ejecutiva para poner fin al baño de sangre, el presidente Obama no debe vacilar en hacerlo", dice el Times. (Traducción Jorge Pérez Albarrán)

Comentarios