En 4 años Pemex registró 215 fugas de hidrocarburos en Tabasco

martes, 28 de diciembre de 2010

VILLAHERMOSA, Tab., 28 de diciembre (apro).-  De diciembre de 2006 a mayo de 2010, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró 649 fugas en su red ductos en el país, de las que 215 (33%) han ocurrido en Tabasco; es decir, más de una tercera parte.

De acuerdo con el “Registro de Fugas de Pemex Exploración y Producción”, las causas son, en su mayoría, por falta de mantenimiento, lo que provoca corrosión de la tubería, vandalismo, fallas y desgaste de material, erosión, explosiones, deflagraciones, alta presión y golpes.

El gas es el material que más se derrama por las fugas, así como aceite, petróleo crudo y agua congénita, según el documento elaborado por la subdirección de Seguridad Industrial y Protección Ambiental de Pemex.

El pozo activo Cinco Presidentes, ubicado en el municipio tabasqueño de Huimanguillo, es donde más fugas se han registrado: 131 desde finales de 2006 y principios de 2010.

Siguen los municipios de Comalcalco, con 36 fugas; Centla, con 25; Paraíso, con 10; Macuspana, con 9, y otras cuatro a lo largo del litoral tabasqueño.

De las 215 fugas registradas en Tabasco, 78 fueron por corrosión exterior de las tuberías; 70 por vandalismo; 28 por corrosión interior; 26 por fallas de material; tres por erosión; dos por desgaste, dos por golpes; una por explosión, una por “represionamiento” de sistema; una por alta presión; una por deflagración; una por falla operativa y una más por otra causa.

En diciembre de 2006 hubo nueve fugas en ductos de Pemex en Tabasco; en 2007 la cifra se disparó a 96; 74 en 2008, 34 en 2009 y dos hasta mayo de 2010.

El pasado 15 de diciembre, la paraestatal reportó que un “acto vandálico” provocó fuga de gas en el Pozo Jolote 2-A, ubicado en la ranchería Miahuatlán del municipio de Cárdenas, Tabasco.

Informó que el derrame se debió “a la ilícita apertura de las válvulas laterales y la válvula de sondeo del pozo”, las cuales fueron manipuladas “por gente ajena a la paraestatal”.

Un día después, la empresa reportó la detección e eliminación de tres tomas clandestinas herméticas en el mismo municipio de Cárdenas.

Las dos primeras, en el oleoducto de 30 pulgadas que va de Nudo Cárdenas a Santa Cecilia, en las inmediaciones del poblado C-28 General Gregorio Méndez Magaña.

Ambas tomas estaban conformadas por dos válvulas tipo compuerta de una y media pulgadas de diámetro soldadas al ducto, con una separación de 40 centímetros, una derivación de 15 metros de manguera de alta presión y dos válvulas esféricas de cierre rápido al final.

 La tercera toma clandestina se descubrió en el oleoducto de 36 pulgadas, sobre el derecho de vía en la línea de ductos El Castaño-Palomas, conformada por una válvula de compuerta de una pulgada y media de diámetro soldada al ducto, una derivación de aproximadamente 15 metros de manguera de alta presión y al final un tapón macho.