Anticatólica, la reforma al artículo 40: Iglesia

jueves, 11 de febrero de 2010

MÉXICO, D.F., 11 de febrero (apro).- La Arquidiócesis Primada de México lamentó la aprobación de la reforma al Artículo 40 Constitucional, que propone establecer la laicidad como principio político del Estado mexicano.
En un comunicado, sostuvo que la reforma recién aprobada por la Cámara de Diputados no tiene como fin defender el Estado laico, sino acotar la libertad religiosa de los ciudadanos, y consideró que la enmienda tiene como fondo una actitud irracionalmente antirreligiosa y anticatólica.
Con esta reforma, subrayó, en México avanza la intolerancia, el acotamiento a las garantías de libre credo y de reunión, y sobre todo a la libertad de expresión consagradas en la Carta Magna.
Asimismo, señaló que la aprobación de la modificación constitucional, que aún debe ser ratificada en el Senado y luego por al menos la mayoría de los Congresos estatales, demuestra el objetivo de legisladores del PRD de limitar a los ministros de culto.
Y, de paso, criticó abiertamente a los diputados del PAN que votaron a favor, porque renunciaron a la defensa de libertades que históricamente ha hecho su partido.
“Las verdaderas intenciones de esta reforma, que parece inofensiva, no han tardado en quedar al descubierto cuando diputados del Partido de la Revolución Democrática han externado su verdadero objetivo de acallar y amordazar la voz de la Iglesia y de los ministros de culto en general”, apuntó.
E insistió: “La Arquidiócesis de México lamenta esta incompleta reforma constitucional, así como el hecho de que algunos diputados de Acción Nacional hayan renunciado a la histórica defensa de su partido por apuntalar las libertades a las que tiene derecho todo hombre".
La reforma, indicó, no fue acompañada del reconocimiento y respeto pleno a la libertad religiosa, compromiso que México ha incumplido en la Convención Interamericana de los Derechos Humanos.
“Sin duda, promoverá la intolerancia religiosa y el acotamiento de la libertad, con lo que se irá en detrimento de los derechos humanos de los creyentes y de los ministros de culto”, puntualizó.

Comentarios