La revisión de la historia "sin cargas ideológicas", demanda la Iglesia católica

martes, 16 de febrero de 2010

LEON, GTO., 16 de febrero (apro).- El arzobispo de esta diócesis, José Guadalupe Martín Rábago, aseguró que la Iglesia católica pretende unirse a una revisión de la historia “sin cargas ideológicas”, con el afán de llegar a la reconciliación como sociedad.
    Y pidió que la celebración del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución no conduzca “a reabrir heridas que no acaban de cicatrizar”, además de dejar de perder el tiempo en mutuas acusaciones, “y en buscar afanosamente a los villanos de la historia”.
    En el marco de las terceras jornadas “Independencia e Iglesia”, celebradas por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Martín Rábago sostuvo que el estudio del pasado debe servir “para purificar la memoria histórica” y llegar “al perdón recíproco y la aceptación de nuestras legítimas diferencias”, puesto que hasta ahora la interpretación extrema de la historia ha llevado a los mexicanos a enfrentamientos y divisiones “que nos han debilitado”.
    La posición de la Iglesia católica, particularmente ante la conmemoración de la Independencia, ha sido fuertemente criticada por algunas voces, como la de la iglesia La Luz del Mundo, que incluso publicó un desplegado en el que acusó a la jerarquía católica de pretender manipular la historia para reivindicar el papel que jugó ante dicho movimiento.
    El arzobispo de León afirmó que la Iglesia católica quiere sumarse a las conmemoraciones “de los dos eventos más importantes en la historia de nuestra patria”, desde una condición de creyentes, pero también desde el punto de vista cívico, buscando un conocimiento integral de la historia y reconociendo a los héroes y símbolos patrios.
    Aunque luego comentó que ambos hechos históricos han sido interpretados frecuentemente desde visiones conducidas “más por cargas ideológicas que por visiones serenas y objetivas del acontecer histórico”.
    Por ello, añadió, se necesitan “peritos libres de prejuicios” para revisar el pasado, y citó a Juan Pablo II, quien alguna vez afirmó que la Iglesia católica no tiene miedo a la verdad y está dispuesta a reconocer equivocaciones, “pero es propensa a desconfiar de los juicios generalizados y absoluciones o condenas”.
    Martín Rábago inauguró con esas palabras la jornada que durante dos días reúne a historiadores y autoridades de la jerarquía católica alrededor del tema “Independencia e Iglesia” en el Polifórum de León, particularmente en torno a la figura del padre Miguel Hidalgo y Costilla.
    Por la mañana, en la apertura, Martín Rábago estuvo acompañado por el secretario de Gobierno del estado, Gerardo Mosqueda Martínez, quien preside la Comisión del Bicentenario estatal que colaboró en el auspicio de estas jornadas.
    En las sesiones de la tarde, se presentó el gobernador Juan Manuel Oliva Ramírez, quien incluso tuvo una breve intervención antes de que comenzara el siguiente ciclo de conferencias.
    La primera de estas jornadas convocadas por la CEM se efectuó en la Ciudad de México en mayo del año pasado; la segunda en septiembre en Morelia, Michoacán. Posterior a esta tercera, otras dos se realizarán en Guadalajara, Jalisco, y en Monterrey, Nuevo León, en el transcurso de este año.
    Mientras se llevan a cabo las conferencias, en el vestíbulo de los salones del Polifórum se exhiben reproducciones de documentos como el de la excomunión del cura Hidalgo.

Comentarios