Proyecto para declarar a Cuautla zona histórica

viernes, 19 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 19 de marzo (apro).- Con una historia que se remonta a la época prehispánica, pero con importantes episodios en la lucha por la Independencia y las batallas de Emiliano Zapata en el periodo revolucionario, la ciudad de Cuautla, Morelos, podría ser declarada, por decreto presidencial, zona de monumentos históricos.

El expediente, integrado para tal fin por el arquitecto Pablo Trujillo García, de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), destaca que Cuautla tiene sus orígenes en los señoríos prehispánicos de Ahuehuepan, Anenecuilco y Olintepec, que hoy integran la región de Amilpas.

En 1532 fue otorgada en encomienda a Hernán Cortés y formó parte del Marquesado del Valle de Oaxaca. En 1609, el Consejo Real de Indias designó a la región Alcaldía Mayor de Cuautla de Amilpas y, tras obtener el título de propiedad y su fundación legal en 1614, se le nombró Ayuntamiento, con lo que se convirtió en el principal centro urbano y económico de la región. Para entonces su población era indígena, mestiza y mulata. Contaba con un alcalde mayor y un gobernador de su República de Indios, que compartían la autoridad en la localidad.

Respecto de sus valores arquitectónicos se describe que su traza urbana “es de carácter civil y religiosa, definida por importantes casas de alcaldes y miembros del ayuntamiento, así como por los antiguos conventos y por la instauración de trapiches e ingenios, y posteriormente haciendas azucareras. Al contar con una cuenca de riego privilegiada, hacia el siglo XVIII las haciendas cañeras circunvecinas incrementaron su producción y propiciaron un desarrollo muy importante de la región de Amilpas, y las acequias y acueductos, junto con la arquitectura señorial de sus haciendas, formaban un paisaje urbano y rural característico”.

En el expediente se subrayan los valores simbólicos vinculados a su propia historia: “Se convierte en la epopeya de la Independencia de México porque ahí José María Morelos y Pavón derrotó a las tropas realistas comandadas por Félix María Calleja en 1812 y su población resistió un sitio de 73 días.”

El 14 de abril de 1829 se le concedió el título de “Heroica Ciudad de Morelos”, y cuando se erigió, en 1869, el estado de Morelos, retomó su nombre original de Heroica Ciudad de Cuautla.

Durante el periodo revolucionario también tuvo un papel importante. Fue el escenario donde el general Emiliano Zapata enfrentó a las tropas del Ejército Federal. Cabe mencionar que cerca de esta ciudad están otras dos poblaciones vinculadas con estos hechos históricos: Anenecuilco, donde nació Zapata en 1879, y Chinameca, lugar en el que fue traicionado y asesinado por el coronel Jesús Guajardo. Los restos de Zapata se encuentran justo en Cuautla, donde en 1932 se construyó un mausoleo para el fin.

El proyecto de decreto, que está en espera de ser aprobado y firmado por Felipe Calderón, como titular del Ejecutivo, cuenta con un listado de los monumentos históricos que se encuentran en Cuautla. Son en total 130, construidos entre los siglos XVI y XIX, distribuidos en 52 manzanas.

Algunos de esos monumentos fueron destinados al culto religioso y otros al servicio público, además de haber sido baluartes o fuertes. Hay, también, algunas construcciones vinculadas al sistema de manantiales y canales.

Se añade la propia traza urbana de la ciudad, que data del siglo XVI. Es de forma octogonal, con espacios abiertos. Sus construcciones son de uno o dos niveles, enmarcados por abundante vegetación, conformada por huertas de árboles frutales y viveros de plantas de ornato.

“La estructura urbana y la morfología de origen han permitido que los nuevos crecimientos de la ciudad no interrumpan su funcionalidad y ha sido de vital importancia para su comunicación y desarrollo posterior”, se lee en el expediente.

Para solicitar la declaratoria de zona de monumentos se integró el Consejo del Patrimonio Histórico de Cuautla, Morelos, A.C., que realizó una consulta pública y envió misivas a la Presidencia de la República y al INAH.

El propósito del proyecto es no sólo investigar, proteger, rescatar, restaurar y dar difusión a los monumentos históricos y la traza histórica, sino conservar los valores urbanísticos y arquitectónicos. Además, ordenar y controlar las transformaciones del área protegida, a fin de que no alteren o lesionen la armonía espacial y funcional.

Y es que, explica el texto, el lugar es propicio para el desarrollo inmobiliario y turístico, por lo que es necesario regular la infraestructura. Hay un plan de desarrollo municipal, dice, pero “es poco específico” sobre la conservación integral del centro histórico, a lo cual se suma, entre otros factores, la falta de una política local de conservación del patrimonio, de sensibilización y conciencia de la importancia del pasado, y de coordinación entre los diferentes órdenes de gobierno.

Hay confianza en que con la declaratoria se regulará el crecimiento urbano de la histórica ciudad.

El proyecto de decreto deberá ser firmado no sólo por Calderón, sino también por los secretarios Heriberto Félix Guerra, de Desarrollo Social, y Alonso Lujambio, de Educación Pública.

 

ap/cvb

--FIN DE NOTA--

v/v/

Comentarios