"Urgencia social" participación del Ejército en la lucha antinarco: Samuel Ruiz

viernes, 19 de marzo de 2010

GUANAJUATO, Gto., 19 de marzo (apro).- El obispo emérito Samuel Ruiz señaló aquí que la labor del Ejército en el combate al narcotráfico es producto “de una urgencia social actual”.
    Sin embargo, admitió que una de las situaciones colaterales derivadas de esa estrategia es la violación a los derechos humanos, y advirtió que el gobierno de Felipe Calderón debe asumir como prioridad que el Ejército realice sus funciones con la preocupación por el respeto a esos derechos.
    En la Universidad Santa Fe, donde impartió una conferencia sobre educación, el prelado manifestó que ante la prevalencia del narcotráfico, es necesaria la “comprensión de la sociedad y un respaldo a la autoridad para que haga bien su trabajo”.
    Samuel Ruiz cuestionó, asimismo, la falta de una reacción ciudadana más articulada y enérgica, no sólo para denunciar los casos de violaciones a los derechos humanos, sino también para exigir a los legisladores que reformen las constituciones en los estados para reforzar el tema y proceder contra las autoridades que incurren en dichas violaciones.
    Lo mismo planteó para la defensa social de las indígenas otomíes Teresa González y Alberta Alcántara, presas en el penal de San José el Alto, Querétaro, y condenadas a 21 años de cárcel por el delito de secuestro contra elementos de la extinta Agencia Federal de Investigación, durante un operativo contra la piratería.
    “Es extraño que no haya una adecuada reacción opuesta de la sociedad a esta situación concreta, dado que las acusaciones son evidentemente falsas. No es posible que una mujer indígena pueda someter y secuestrar a siete policías…que no nos vean la cara”, dijo.
    El obispo emérito manifestó que él podría intervenir en las gestiones para la liberación de ambas mujeres si le piden su apoyo, “pero no se necesita que en todas las cosas donde haya indígenas tenga que estar yo”, aclaró.
    “Si soy invitado, evidentemente que estaré ahí”, agregó.
Al referirse a la formación educativa en México, lamentó que ésta sea acrítica y carezca de una integración pluriétnica y de igualdad ante las minorías.
    Es una desgracia, dijo, que la educación en México y en el mundo “esté hecha para insertar a la gente vulnerable en el sistema, para que pueda sobrevivir en él”. Y pidió insistir en la plurietnicidad en la educación de México.