Anuncian arribo de 4 mil 500 policías federales a Juárez

jueves, 1 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 1 de abril (apro).- En los próximos días arribarán a Ciudad Juárez, Chihuahua, un primer contingente de los 4 mil 500 agentes de la Policía Federal que relevarán gradualmente al Ejército de la tareas de seguridad en esa ciudad fronteriza.
El vocero del Operativo Conjunto Chihuahua, Enrique Torres Valadez, explicó que trabajan a marchas forzadas a fin de que a más tardar a fin de mes esté habilitada la nave industrial ubicada sobre el boulevard Juan Pablo II, que será la base de operaciones de los policías federales.
En el lugar, agregó, estarán los uniformados que atenderán las denuncias anónimas y de ahí los policías se distribuirán hacia las zonas más conflictivas y realizarán patrullajes durante las 24 horas de día.
La llegada de los policías federales, añadió, será paulatino y primero serán capacitados por militares “para saber cómo atender una denuncia anónima”.
Ayer, la Secretaría de Gobernación (Segob) informó que a partir de este jueves comenzaría una nueva etapa en la estrategia del gobierno federal denominada "Todos somos Juárez, reconstruyamos la ciudad", en la que se mantendrá la presencia del Ejército pero se reforzarán las capacidades y responsabilidad de la Policía Federal, que a partir de la próxima semana asumirá la tarea de garantizar la seguridad pública en Ciudad Juárez, Chihuahua.
En un comunicado, la dependencia señaló que "el Ejército seguirá coadyuvando con las autoridades civiles en tales tareas y contribuyendo a fortalecer la estructura de seguridad pública en Ciudad Juárez, con el objetivo de que la policía municipal se fortalezca mediante acciones de depuración, reclutamiento, selección y capacitación en diversas áreas y especialidades".
Y apuntó que a partir de esta nueva etapa, y sin dejar de proporcionar el apoyo a la seguridad de la población juarense, ordenado por el Ejecutivo, los militares trasladarán de manera gradual la responsabilidad de las tareas de seguridad pública a las autoridades civiles, en principio a las federales, y gradualmente a las estatales y municipales, con objeto de que en el mediano plazo se restablezca plenamente en Ciudad Juárez la normalidad institucional.