Estado laico apuntala democracia, coinciden legisladores y académicos

miércoles, 21 de abril de 2010

MEXICO, DF, 21 de abril (apro).- Legisladores y académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) coincidieron hoy en que el Estado laico, “aunque no garantiza la igualdad, sí fortalece la democracia”.
El Seminario Estado laico y libertad de creencias fue inaugurado por Luis Raúl González Pérez, abogado general de la UNAM; Héctor Fix-Fierro, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ); Ruperto Patiño Manffer, director de la Facultad de Derecho, y Gilberto García Santamaría, director de la Facultad de Estudios Superiores Aragón, quienes destacaron la importancia de que los universitarios participen en el análisis y discusión de un asunto tan vigente como el laicismo.
    Arnaldo Córdova, integrante del Instituto de Investigaciones Sociales, al participar en la mesa “Laicismo y desarrollo democrático”, sostuvo que, en términos jurídicos, la libertad tiene sus límites y, en ese sentido, el hecho de que a los sacerdotes se les impida participar en la política no sólo está establecido en la Constitución, sino es algo que el mismo derecho canónico les impone.
    Posteriormente, en la mesa “Libertad de creencias y Estado laico”, los expertos también coincidieron en señalar que sin laicidad no puede haber un ambiente democrático.
    El exrector de la UNAM e investigador emérito del IIJ, Jorge Carpizo, expuso que el Estado laico es sinónimo de democracia, derechos humanos, pluralismo, tolerancia, principio de igualdad, no discriminación y respeto a las minorías.
“La democracia es laica, o no es democracia”, aclaró Carpizo.
    Francisco José Paoli Bolio, también del IIJ, explicó que es necesario entender el proceso de la difícil construcción de la laicidad en México.
“Es necesario ver en perspectiva histórica esa larga lucha. Las difíciles relaciones entre el Estado y las iglesias se deben analizar en sus momentos de conflicto generalizado”, aconsejó.
    Por su parte, Roberto Blancarte, director del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México, señaló que la condición laica es la mejor garantía de libertad religiosa, aquella que posee cada persona para creer en lo que quiera, o en nada, de manera individual o colectiva, privada o pública.
“Se dice fácil, pero ahí empiezan los problemas”, atajó Blancarte.
    En su oportunidad, Pablo Gómez Álvarez, senador por el PRD, dijo que debe haber un acuerdo entre Estado y clero, donde este último acepte las reglas de la democracia.
El senador priista, Pedro Joaquín Coldwell, consideró que el laicismo es el más adecuado para proporcionar una base común a todos los ciudadanos, sea cual fuere su creencia religiosa.
    En tanto, el senador panista Alejandro Zapata Perogordo aseveró que no se puede concebir la democracia en un país si éste carece de un Estado laico, aunque con libertad de creencias.
A su vez, la senadora priista María de los Ángeles Moreno refirió que todos tenemos obligación de cumplir la ley, “incluidas las asociaciones religiosas”.

Comentarios