Recibe Pacheco Premio Cervantes de Literatura

viernes, 23 de abril de 2010

Alcalá de Henares, 23 de abril (apro).— El poeta mexicano José Emilio Pacheco recibió este viernes 23 el Premio Cervantes de Literatura, el más prestigioso de las letras españolas, de manos del rey Juan Carlos en una ceremonia solemne en el que resaltó la gloria y el misterio de El Quijote como respuesta a la crueldad de la época actual.

En el interior del renacentista Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, ciudad natal de Miguel de Cervantes Saavedra, autor de El Quijote, en su discurso de aceptación, el escritor aseguró que “nada de lo que ocurre en este cruel 2010 –de los terremotos a la nube de ceniza, de la miseria creciente a la inusitada violencia que devasta países como México—era previsible al comenzar el año”.

“Sin embargo—prosiguió—en medio de la catástrofe, siguen en pie, y hoy como nunca son capaces de darnos respuestas, el misterio y la gloria del Quijote”.

Pacheco, de 70 años, hizo un recorrido por sus primeros recuerdos en la niñez en México, cuando descubrió El Quijote, en un encuentro de escolapios en el Palacio de Bellas Artes, para destacar la vigencia de una obra que definió como “la más alta ocasión que han visto los siglos de la lengua española” a uno y otro lado del Atlántico.

El autor de Inventario, en la revista Proceso, aseguró que el personaje de Cervantes le abrió los ojos a otra realidad llamada ficción y consideró que, a diferencia de lo que otros leen, para él Don Quijote ofrece una visión “doliente” y “triste”.

Recordó la figura de Cervantes y las penurias que vivió durante el siglo XVI hasta su muerte en 1666. “Me gustaría que el premio Cervantes hubiera sido para Cervantes”, aseguró.

“El Quijote es muchas cosas, pero es también la venganza contra todo lo que Cervantes sufrió hasta el último día de su existencia”.

Pacheco agradeció la concesión del galardón, que, dijo, también merecen otros tantos escritores. “He entrado sin saberlo en lo que Carlos Fuentes define como el territorio de La Mancha. Ya nunca voy a abandonarlo”, dijo.

Los reyes de España, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, entre los más de 200 participantes en la gala, siguieron con un gesto de enorme simpatía la espontaneidad de Pacheco, siempre apoyando su encorvada figura en su inseparable bastón y con la palabra atinada para remarcar su humildad y su agradecimiento por la distinción.

El Rey Juan Carlos felicitó a José Emilio Pacheco e hizo extensivo su agradecimiento a México por su labor en la difusión de la cultura hispanoamericana en el mundo.

 “Quiero expresar nuestro agradecimiento a México, esa gran nación hermana, que no ha dejado nunca de proporcionar a la cultura iberoamericana los más excelsos exponentes”, dijo el monarca.

Además alabó la poesía del escritor mexicano y su reflexión intelectual sobre la cultura y la literatura mexicanas. “Es la suya una poesía extendida casi como un producto social, de todos y para todos”, dijo Juan Carlos. “Que se eleva por encima de las voces individuales”.

El autor de El reposo del fuego, No me preguntes cómo pasa el tiempo y Las batallas en el desierto, entre múltiples títulos, fue objeto de las palabras emocionadas de la ministra González Sinde, quien dijo: “Pacheco escribe siempre desde la necesidad, escribe porque no sabe, porque no puede, porque no quiere vivir de otra manera”. “Pacheco escribe sabiendo que vendrá la manera, y con ella, la desintegración en el tiempo, la desmemoria”.

Este premio concedido por el Ministerio de Cultura del gobierno español, dotado de 125 mil euros, es compartido por Pacheco con anteriores galardonados como Alejo Carpentier, Jorge Luis Borges, Camilo José Cela, Álvaro Mutis, su amigo y vecino Juan Geldman y los mexicanos Octavio Paz, Carlos Fuentes y Sergio Pitol.

En breve entrevista antes de llegar al Paraninfo de la Universidad acompañado del director general del Libro, Archivos y Bibliotecas del ministerio de Cultura, Rogelio Blanco, dijo “me siento muy nervioso, es un día único e irrepetible”.

Poco antes del inicio de la gala, José Emilio Pacheco sufrió un incidente con su vestimenta, pero con su singular sabiduría salió al paso ante los fotógrafos al acercarse y decirles: “no tenía tirantes. Es un buen argumento contra la vanidad”.

Dijo que este acto representa para él “una gran fiesta que nunca pensé vivir”.

El 30 de noviembre de 2009, el ministerio de cultura dio a conocer el fallo del premio Cervantes 2009 a favor de Pacheco—que ese mismo año recibió el premio de Poesía en lengua hispana Reina Sofía—por considerarlo “un poeta excepcional de la vida cotidiana con profundidad y capacidad de recrear un mundo propio”.

El presidente del jurado, José Antonio Pascual, representante de la real academia Española, resaltó que definir a Pacheco, es “definir al idioma entero”.

Comentarios