Enviarán al Vaticano expediente de cura acusado de pederastia en Celaya

lunes, 26 de abril de 2010

GUANAJUATO, Gto., 26 de abril (apro).- El expediente eclesiástico del sacerdote Laurencio Pérez Mejía, preso en el Cereso de san Miguel de Allende, acusado de presunta corrupción de menores, será enviado al Vaticano para que determine la sanción final que la Iglesia católica se le aplicará.
Sin embargo, esta medida se cumplirá hasta que la Diócesis de Celaya –responsable del caso-- cuente con un nuevo obispo, pues desde fines de octubre se quedó sin esta autoridad eclesiástica cuando falleció Lázaro Pérez Jiménez.
El obispo Pérez Jiménez estuvo al tanto de las denuncias y presuntos abusos cometidos por el sacerdote contra por lo menos dos menores de edad, una de las cuales lo denunció ante el Ministerio Público en el 2005.
Hace una semana, cuando el semanario Proceso hizo pública la historia de casi cinco años de impunidad que le permitió al sacerdote Laurencio Pérez evadir una orden de aprehensión hasta el 18 de marzo pasado cuando fue detenido, la administración de la Diócesis dio a conocer un oficio fechado en enero del 2007 en el que el obispo Pérez Jiménez habría decretado la suspensión del ministerio para el clérigo.
Sin embargo, los diarios locales han dado cuenta de versiones de feligreses en iglesias como la parroquia de Rincón de Tamayo, en Celaya –donde Pérez Mejía fue aprehendido por agentes ministeriales-- en el sentido de que el presbítero continuaba administrando los sacramentos a pesar de la restricción impuesta por la Diócesis.
Al respecto, el canciller de la Curia celayense, Juan Galván Sánchez, explicó vía telefónica a Apro que ante esta instancia el sacerdote continúa formalmente suspendido en sus actividades, y que no se han recibido quejas o informes sobre su incumplimiento a la sanción que le fue impuesta por el extinto obispo Lázaro Pérez en el 2007.
Sin embargo, el canciller dio a conocer que ante la serie de agravantes que sobre la conducta del sacerdote dolorense han salido a la luz pública, su caso deberá ser enviado directamente al Vaticano para que determine la situación del presbítero.
Detalló que en estos casos, el obispo diocesano nombra a un Tribunal de oficio o a otros responsables para realizar una investigación, paralela a la que está en proceso por parte de una autoridad civil.
“Ahorita lo que nos ha tomado en desventaja en Celaya es la falta de un obispo... lamentablemente, el administrador diocesano tiene algunas restricciones”, por lo que corresponderá al obispo que sea designado cumplir con este trámite, según aclaró.
El canciller también señaló que en caso de que se compruebe que el sacerdote Laurencio Pérez no respetó la prohibición para impartir sacramentos y celebrar misas, “amerita una sanción extraordinaria”.
Esto sería parte de lo que se integre al expediente que en su momento se turnará al Vaticano, “y si es posible tener las denuncias civiles, se anexan al expediente”.
--¿Y las personas que dicen haber recibido sacramentos del padre Laurencio cuando estuvo suspendido qué deben hacer?
--Ese asunto tendría que analizarse; qué es lo que él haya realizado, para luego informar a la comunidad. Hasta el momento no se ha presentado ninguna denuncia, pero eso sí tendría que analizarse.
Por lo pronto, el sacerdote Pérez Mejía recibe “el apoyo moral” de un decano de la Diócesis en San Miguel de Allende que está al pendiente y lo visita en prisión, informó el canciller diocesano.
“Ha habido un acompañamiento moral por parte de la diócesis, tampoco podemos abandonarlo a su propia suerte”, explicó.
--¿Y ese acompañamiento también se da para las víctimas?
--Sí. Desde luego que aquí… como es algo que no se esclarece todavía del todo, cuando tengamos todo el detalle, desde luego que se tendrá que dar el acercamiento; buscaremos la manera de acompañarlos, de no dejarlos en el olvido.
Es decir, será hasta que concluya el proceso judicial y el sacerdote sea sentenciado, cuando la Iglesia católica, según dijo el canciller Galván, ofrezca la ayuda de sacerdotes psicólogos para las menores afectadas.

jpa
---fin de nota--

Comentarios