Partidos exigen endurecer medidas contra Arizona

miércoles, 28 de abril de 2010

MÉXICO, DF, 28 de abril (apro).- Legisladores de distintos partidos se pronunciaron hoy por endurecer las relaciones con el gobierno de Arizona, que van desde el embargo hasta el boicot, en rechazo a la reciente ley SB1070 aprobada en ese estado de la Unión Americana.
    Por lo pronto, la Comisión de Economía de San Lázaro impulsa una proposición de embargo a empresas con sede en Arizona y que son proveedoras del gobierno mexicano.
El coordinador del PRI en el Senado, Manlio Fabio Beltrones, envió una carta al vicepresidente estadunidense Joe Biden, en la que calificó como “deplorable”  ley SB1070 aprobada en Arizona.
Mientras tanto, el coordinador del PAN en el Senado, Gustavo Madero, llamó a realizar un boicot contra Arizona, por la promulgación de la ley que “criminaliza” a los inmigrantes en esa entidad de Estados Unidos
En el mismo sentido, el diputado priista Jorge López Portillo se pronunció por que el gobierno de México endurezca su posición respecto de la controvertida ley.
    En los hechos, se busca que la reacción contra la ley promulgada en Arizona sea similar a la que se decidió en California.
Más aún, se busca que el gobierno mexicano pudiera formar una lista de las empresas radicadas en Arizona y estudiar rescindir sus contratos como proveedores de bienes y servicios de la administración federal.
    Beltrones precisó en la misiva fechada este miércoles, que externa su preocupación por dicha ley que “criminaliza” a migrantes y cuya vigencia seguramente generará abusos a los derechos humanos por cuestiones étnicas o de apariencia.
    No obstante, confía en que la ley pueda ser revocada en el marco del sistema jurídico y se mantenga la salvaguarda de los derechos humanos y “el compromiso que compartimos por una solución migratoria integral”.
    La carta también fue enviada al líder de la mayoría en el Senado estadunidense, el demócrata Harry Reid; el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, John F. Kerry, y el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConell.
    Beltrones recordó que los migrantes mexicanos contribuyen a la prosperidad en Estados Unidos, y representan más que un problema una solución a las economías locales.
    Por su parte, Gustavo Madero calificó esas acciones como “fascistas”, pues a la vez promueven la venta indiscriminada de armas, no sólo su fabricación.
    El también presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado mexicano sostuvo que la ley Arizona “vuelve ilegal y criminaliza un fenómeno mundial, como es la migración de gente que busca oportunidades de trabajo, de desarrollo y que en ninguna parte del mundo se les da un trato como el que están queriendo ellos imponer.
“Estoy muy de acuerdo en que hagamos medidas de repudio a estas actitudes, que no son las dominantes en Estados Unidos, pero que sí son expresiones que generan odio, que generan distancia, discriminación. El mundo debe tender hacia la tolerancia, a la integración y estas son medidas que apuntan en la dirección opuesta”, subrayó.
    Por su parte, el priista López Portillo sostuvo que “en México debe haber una actitud de dignidad, de no permitir que se nos chantajee por defendernos”.
    Igualmente, el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia Villanueva, confió en que es posible revertir la ley Arizona, porque es contraria a la dinámica del siglo XXI.
    Entrevistado durante el seminario “La reforma constitucional para fortalecer la defensa de los derechos humanos en México”, el ombudsman nacional dijo que leyes discriminatorias y xenófobas de ese tipo “parecía que habían quedado ya en la historia, pero sin embargo tenemos ahora un capítulo nuevo”.

Comentarios