Deplora CNDH rechazo de Conagua a recomendación

miércoles, 7 de abril de 2010

MÉXICO, DF, 7 de abril (apro).- El director de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), José Luis Luege, se negó a aceptar una recomendación que le formuló la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por la muerte de un menor, quien presuntamente falleció debido a la contaminación del río Santiago, en Guadalajara, Jalisco.
    En un comunicado, la CNDH lamentó la negativa del titular de la Conagua “aun cuando existen evidencias del riesgo que representa el río y que hace necesario que se tomen medidas que garanticen la salud de los que viven en la zona”.
    Según la recomendación 12/2010, el 25 de enero de 2008 un menor cayó al río Santiago y, 15 días más tarde, murió por un cuadro de “intoxicación aguda por arsénico”.
    Del resultado de análisis de laboratorio, así como de antecedentes de otras denuncias presentadas en 2007 por las asociaciones civiles Instituto de Valores Integrales y Desarrollo Ambiental (VIDA) y el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC), a las que se sumaron 123 quejas ciudadanas ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos por la contaminación del río Santiago, entre otros estudios, la CNDH concluyó que la Conagua era responsable por la contaminación del afluente “por el alto volumen de descargas de residuos químicos, principalmente metales pesados como plomo, cadmio, arsénico, mercurio y cianuro”.
    Según la investigación de la CNDH, se acreditó “la existencia de violaciones a los derechos a la conservación del medio ambiente, a la protección a la salud y a la vida en agravio del menor”.
    Entre las pruebas contundentes que la CNDH presentó a Luege Tamargo en su recomendación, resalta que de acuerdo con un reporte de un laboratorio especializado, realizado el 8 de febrero de 2008, cinco días antes de la muerte del menor, éste presentaba una concentración de 51 unidades de arsénico, cuando el valor normal es de 5 a 12 unidades.
    Todo esto sin contar con que, desde 2007, el Tribunal Latinoamericano del Agua resolvió “responsabilizar a las autoridades, en los tres nivele de gobierno, por el alarmante deterioro del río Santiago y la cuenca a la que pertenece, y por las repercusiones sobre las condiciones de la vida y salud de las poblaciones de El Salto y Juanacatlán”.
    El dictamen, incluido en la recomendación de la CNDH, señala que ante la gravedad de la situación era necesario, desde 2007, emitir “una posible declaratoria de emergencia”.
    Después de más de dos años de los hechos, la CNDH recomendó a Luege Tamargo, el 2 de marzo pasado, indemnizar a los familiares del menor fallecido, “por la responsabilidad institucional en que incurrieron servidores públicos de esa instancia”.
    Además, instruyó a que la Conagua colaborara con la CNDH para promover una demanda ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra el personal de la institución involucrada, así como que la dependencia federal advirtiera a los habitantes de las zonas aledañas del río Santiago “sobre la contaminación de sus aguas y el riesgo que se corre al tener contacto con éstas, y se intensifiquen la limpieza y restauración del medio ambiente afectado”.
    La recomendación que Luege rechazó sugería que se expidieran “los ordenamientos de protección ecológica efectiva, para lo cual deberá capacitarse al personal de la Conagua, así como verificar su actualización y observancia”.
    Al deplorar el rechazo de Luege Tamargo a la recomendación, la CNDH señaló en su comunicado que “hechos como este (la contaminación de aguas) demanda que las autoridades responsables den la cara a la sociedad y expliquen su actuación”.

Comentarios