Aplauden ONG's reformas en materia de derechos humanos

jueves, 8 de abril de 2010

MÉXICO, D.F., 8 de abril (apro).- Organizaciones civiles celebraron hoy las reformas constitucionales aprobadas en el Senado que elevan a rango constitucional los derechos humanos.
    En un comunicado, las organizaciones Fundar, Centro de Análisis e Investigación, y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) pidieron a los diputados federales secundar a los senadores cuando el dictamen aprobado sea turnado a la Cámara baja.
    “Si bien las modificaciones legislativas aprobadas por el Senado son un gran paso para la realización de los derechos humanos en México, el seguimiento de la aplicación de dichas modificaciones debe ser una tarea medular para traducir, de manera efectiva, las normas en acciones”, señalaron.
    Fundar y la CMDPDH reconocieron la labor de los senadores Pedro Joaquín Coldwell, Rubén Velásquez y Fernando Castro Trenti, del PRI;  Alejandro Zapata y Santiago Creel, del PAN; y Pablo Gómez, del PRD.
Instaron a “lograr un trabajo colaborativo (sic) entre organizaciones de la sociedad civil e instancias gubernamentales para que esta reforma no permanezca en el plano nominal, sino que se traduzca en acciones concretas y preactivas (sic), tanto para la armonización de las legislaciones nacionales con los tratados internacionales de derechos humanos firmados por el Estado mexicano”.
    En entrevista, Itzel Checa, investigadora  de Fundar y vínculo con el Poder Legislativo, apuntó que si bien la aprobación de la iniciativa en el Senado “es un avance en materia de derechos humanos, faltan hacer reformas como la eliminación del arraigo el texto constitucional y del fuero militar”.
    Checa destacó que “de mantenerse el arraigo en la Constitución, las reformas entrarían en contradicción con las convenciones internacionales y tratados en materia de derechos humanos que se reconocen en las modificaciones.
    “Lo mismo ocurre con el fuero militar y la urgencia de delimitar su competencia a temas exclusivamente castrenses, y restringir su intervención en los referentes a violaciones a derechos humanos contra civiles; además hay que recordar que hay una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Coidh) que obliga al Estado mexicano a hacer esas reformas”, resaltó.
    Entre las reformas del Senado que vale la pena reconocer, dijo, es que “se pasó de cinco artículos modificados por la Cámara de Diputados a once, y de estos resaltan el artículo 1 de la Constitución, en el que se da un reconocimiento de los derechos humanos a las personas, a los tratados internacionales y a que la violación de los derechos sean sancionados, aunque no se incluye la omisión”.
    Otros elementos que resaltan, apuntó, es que se incluyen candados a la suspensión de garantías, como la participación de la Suprema Corte, y que la declaratoria del Estado de Excepción no limita los derechos humanos; la ampliación de facultades a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y el reconocimiento de la autonomía para todos los organismos públicos similares en los estados, así como la posibilidad que tendrán los extranjeros para ampararse ante una declaratoria de expulsión.
    “Sin duda son avances sustanciales, que no suficientes, y falta todavía trabajar en las leyes secundarias y en armonizar la iniciativa de la Ley Nacional de Seguridad que presentó el Ejecutivo, para evitar las contradicciones con estas reformas que, esperemos, las aprueben en la Cámara de Diputados”, recalcó Checa.

Comentarios