Suplica Diego por su vida

lunes, 26 de julio de 2010

México, D.F., 26 de julio (apro).- Diego Fernández de Cevallos dice no saber cuánto tiempo más aguantará el cautiverio que sufre por parte de sus secuestradores.

En una carta, suplica a su familia conseguir el dinero que exigen los criminales. A continuación, el texto íntegro:

“Junio 10 - 2010 Diego: no puedo describirte el infierno que vive tu padre y no se cuanto aguante más. Por ello te pido que hagas lo más rápido que puedas tu mayor esfuerzo. Ellos tienen todo el tiempo del mundo, no les corre ninguna prisa. Lo mismo les da mañana que dentro de cien días. Para tu padre lo que no sea de inmediato no tiene sentido.

“Me dicen que ya te hicieron una propuesta concreta y que tu no has contestado en concreto una contraoferta razonable. Tienes que hacerlo ya, de inmediato. Si no puedes llegar a lo que te piden sí puedes hacer un planteamiento que demuestre voluntad de negociar, no evasivas. Cualquier consejo de que le hagas al ‘pobre’es absurdo y será fatal. Todo lo que puedas conseguir de ayuda, asegúrales que la pagaré. He tenido varios desvanecimientos y mucho dolor en el pecho a pesar del Tenormín y de la aspirina.

“Tú sabes que no quedé bien del corazón después de la operación. He perdido peso y mi fatiga es cada día mayor. Por eso el tiempo es determinante. Es preferible un gran esfuerzo pronto que ilusionarse con lo que ya no podrá ser después. Si te apoyas con Toño y Juan estoy seguro que rápidamente lograrás algo concreto que puedas comprometer. Insisto en que todo lo pagaré.

“El solo paso de los días no moverá a estos señores, pero si los moverá favorablemente si ven con claridad tu esfuerzo. La urgencia está de nuestro lado. No se trata de desmentir el monto que se atribuye a mi patrimonio. Eso es irrelevante. Lo urgente es que hagas una contrapropuesta lo más alta que puedas y estoy seguro que ellos negociarán. Lo urgente es negociar con toda seriedad para gestionar la entrega del dinero y mi libertad. Para Udes y Liliana Mi bendición y mi cariño Tu padre”.

Comentarios