Bloquean partes medulares de la Ley Arizona

miércoles, 28 de julio de 2010

MÉXICO, D.F., 28 de julio (apro).- Una juez federal suspendió hoy temporalmente las partes de la ley de inmigración B1070 que más polémica han causado entre la opinión pública internacional.

La decisión de la juez Susan Bolton se dio a conocer a unas horas de que la controversial “Ley Arizona”, calificada de racista y de criminalizar la migración ilegal, entre en vigor el primer minuto de este jueves.

La orden de la juez se mantendrá vigente hasta que los tribunales federales de Estados Unidos se pronuncien sobre su contenido.

Aunque la decisión fue considerada por los detractores de la ley como una victoria, la gobernadora de Arizona, Jan Brewer, advirtió que apelará el fallo, el cual consideró como “una piedra en el camino”. Sin embargo, reconoció que la aplicación de la Ley Arizona ocurrirá después de un “largo proceso legal”.

La juez Bolton consideró hoy en Phoenix que existe una “probabilidad sustancial” de que serán detenidos erróneamente inmigrantes legales al aplicarse la nueva ley.

Aun cuando la citada ley entrará en vigor a partir del primer minuto de este jueves, ninguna autoridad de Arizona podrá exigir a una persona, que haya sido detenida por otras razones, que compruebe su estatus migratorio.

Asimismo, de acuerdo con el fallo de la juez Bolton, la disposición que obliga a las personas a portar en todo momento la documentación que demuestre su estancia legal en Arizona.

De acuerdo con estimaciones de organizaciones defensoras de los derechos humanos, en Arizona residen poco más de 450 mil ciudadanos indocumentados, la mayoría hispanos.

Más tarde, la gobernadora de Arizona fijó su postura sobre el fallo de la juez Bolton. Luego de reiterar que apelará la resolución, consideró que esta medida le da un respiro de “alivio” al gobierno que encabeza Barack Obama “para no hacer su trabajo” de combatir la migración ilegal.

Ese sentido, conminó a la Casa Blanca a “cumplir con su responsabilidad que tiene con la gente de Estados Unidos y de Arizona”.

Aunque Brewer negó a calificar con una derrota el fallo de la juez federal, al asegurar que se trata de “una piedra en el camino”, se quejó que los detractores de la ley “no han escuchado realmente los méritos” que tiene.

Mientras tanto, en México, el Congreso de la Unión reconoció la labor de la juez Bolton y reiteró su “más enérgico rechazo” a la entrada en vigor de la Ley Arizona.

A través de un punto de acuerdo, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión exigió a la Secretaría de Relaciones Exteriores que dé seguimiento puntual a los incidentes que se deriven de la aplicación de la ley SB1070.

Luego de manifestar su respeto a la soberanía de Estados Unidos y su facultad de dictar sus propias normas, los legisladores mexicanos reiteraron su confianza en que las autoridades judiciales estadunidenses suspenderán definitivamente la ley.

Los legisladores Ricardo Monreal, del PT; Silvano Aureoles, del PRD; Blanca Judith Díaz, del PAN, y Rogelio Rueda, del PRI, coincidieron en que dicha ley es, “a todas luces, discriminatoria, racista y violatoria de los derechos humanos de los migrantes ilegales”.