Segob decreta "diferir" expedición de Cédula de Identidad Ciudadana

jueves, 20 de enero de 2011

MÉXICO, DF, 20 de enero (apro).- Luego de que los consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) censuraron la pretensión del gobierno de Felipe Calderón de implementar la Cédula de Identidad Ciudadana, porque es “electoralmente inoportuna” y atenta contra la democracia, la Secretaría de Gobernación informó hoy que “difiere” la expedición del documento.
La rectificación del gobierno, sin embargo, no dejó satisfechos a los consejeros electorales, porque el oficio que envió el subsecretario de Gobernación, Felipe Zamora, al presidente del IFE, Leonardo Valdés, no precisa el periodo del aplazamiento ni reconoce un convenio entre ambas instituciones para no emitir el documento mientras no hubiese un nuevo marco jurídico en esta materia.
“Espero que la Secretaría de Gobernación también se mantenga en esa posición y que esta expresión de diferir la expedición de la cédula para mayores de edad sea una expresión congruente con esos compromisos que habíamos alcanzado y que, en consecuencia, esto abra el espacio para que el Poder Legislativo haga un trabajo que permita solucionar la situación en el largo plazo”, declaró Valdés.
El presidente del IFE, quien reveló que antes de la sesión del Consejo General habló con el secretario de Gobernación, Francisco Blake, confió en que el gobierno cumpla con aplazar la expedición de la Cédula de Identidad mientras el Congreso hace las reformas al respecto.
“Hoy ha quedado más claro que nunca (que) es un asunto que se tiene que resolver de manera definitiva con una reforma legislativa”, dijo Valdés, quien durante la sesión censuró el reglamento de la Ley General de Población emitido ayer por la Secretaría de Gobernación para comenzar a emitir la Cédula de Identidad y luego de que, también ayer, la Comisión Permanente del Congreso se pronunció sobre este mismo asunto.
“El decreto que antes mencioné, aunque indudablemente es legal, desde mi punto de vista es electoralmente inoportuno”, dijo Valdés, quien recordó que el IFE tiene más de un año señalando que la creación de la Cédula de Identificación Ciudadana impactará negativamente a dos de los pilares de nuestro sistema político: El padrón electoral y la credencial para votar, “pero parece que no hemos sido escuchados correctamente”.
Y advirtió: “No cederemos una sola de nuestras atribuciones, seguiremos impulsando, sin descanso, la actualización del padrón electoral y la renovación de la credencial para votar, lo seguiremos haciendo pese a las decisiones que desde otros ámbitos se tomen y que, como lo hemos señalado aquí, claramente afectan o pueden afectar la universalidad del voto y también la calidad de nuestra democracia.”
Valdés aseguró que “las decisiones unilaterales difícilmente contribuyen al cambio político, (porque) la democracia es una construcción colectiva que es necesario defender día a día”, y llamó a la unidad para defender el padrón electoral y la credencial para votar.
“En el IFE --y especialmente para todos los que integramos este Consejo General-- no hay duda: Debemos defender, a una sola voz, como un solo equipo, como un bloque plural y democrático, que el padrón electoral y la credencial para votar que emite el IFE sean las únicas garantías y los verdaderos pilares de la credibilidad democrática de nuestras elecciones”.
En su oportunidad, los otros cinco consejeros electorales manifestaron, con matices, su rechazo a la pretensión del gobierno de emitir la Cédula de Identidad, pese al compromiso establecido con el entonces secretario Fernando Gómez Mont, posición que respaldaron los partidos, a excepción de Acción Nacional (PAN).
Justo cuando se debatía el tema, al correo institucional de Valdés llegó un oficio firmado por Felipe Zamora, subsecretario de Gobernación, en el que señala que, “si bien por disposición legal atiende y construye las condiciones institucionales para su expedición, dado que las mismas aún no se alcanzan, queda diferida su expedición, a fin de encontrar sinergias de colaboración que permitan cumplir con el mandato de ambas instituciones”.
Los consejeros calificaron de ambiguo el oficio, porque ni el aplazamiento de la expedición de la Cédula de Identidad ni los alcances de la “sinergias de colaboración” ratifican el pacto que se había establecido para no emitir el documento mientras no hubiera un nuevo marco jurídico