Pesar del EZLN por la muerte del obispo Samuel Ruiz

miércoles, 26 de enero de 2011

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, Chis., 26 de enero (apro).- La Comandancia General (CG) del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) rompió hoy su prolongado silencio para manifestar su pesar por la muerte del obispo emérito Samuel Ruiz García, cuyos restos fueron depositados esta tarde en un nicho, atrás del altar de la catedral de esta ciudad.
El comunicado, signado por el teniente coronel Moisés y el subcomandante Marcos a nombre de la CG del Comité Clandestino Revolucionario Indígena (CCRI), destaca que en el EZLN militan personas con diferentes credos y sin creencia religiosa alguna, pero la estatura humana de Samuel Ruiz y la de quienes, como él, caminan del lado de los oprimidos, los despojados, los reprimidos y los despreciados, provocaron que rompieran el silencio.
“Aunque no fueron pocas ni superficiales las diferencias, desacuerdos y distancias, hoy queremos remarcar un compromiso y una trayectoria que no son sólo de un individuo, sino de toda una corriente dentro de la Iglesia católica”, reveló el EZLN.
Recordaron que don Samuel Ruiz García no sólo destacó en un catolicismo practicado en y con los desposeídos, sino que con su equipo también formó toda una generación de cristianos comprometidos con esa práctica de la religión católica:
“No sólo se preocupó por la grave situación de miseria y marginación de los pueblos originarios de Chiapas, también trabajó, junto con su heroico equipo de pastoral, por mejorar esas indignas condiciones de vida y muerte”.
Mucho antes del alzamiento en 1994, precisó el EZLN, “la diócesis de San Cristóbal padeció el hostigamiento, los ataques y las calumnias del Ejército federal y de los gobiernos estatales en turno”.
En el texto, los insurgentes recordaron que los gobernadores de Chiapas, desde los ochenta, “hostigaron a quienes en la diócesis de San Cristóbal se opusieron a sus matanzas y al manejo de la entidad como si fuera una hacienda porfirista”.
Señalaron que, desde 1994, durante su trabajo en la Comisión Nacional de Intermediación (Conai), don Samuel fue objeto de presiones, hostigamientos y amenazas, “incluyendo atentados contra su vida por parte del grupo paramilitar mal llamado Paz y Justicia.
Por esas razones, resaltan los zapatistas, católicos y no católicos, creyentes y no creyentes, honran la memoria de don Samuel Ruiz García.
“Se va don Samuel, pero quedan muchas otras, muchos otros que, en y por la fe católica cristiana, luchan por un mundo terrenal más justo, más libre, más democrático, es decir, por un mundo mejor”, advierte la misiva.

mav
--FIN DE NOTA--

EOF