Escalan descalificaciones en el Senado entre PRI y PAN

miércoles, 5 de enero de 2011

MEXICO, DF, 5 de enero (apro).- La guerra de declaraciones entre las coordinaciones del PAN y del PRI en el Senado subieron de tono, al grado que el presidente de la Mesa Directiva y líder de los priistas, Manlio Fabio Beltrones, le reviró a Gustavo Madero y a su homólogo José González Morfín, del PAN, que recurren “al truco de responsabilizar a otros de los errores y limitaciones propias”.

El 4 de enero, el senador y actual presidente del PAN, Gustavo Madero, acusó al PRI de oponerse “a las reformas estructurales que requieren los mexicanos”, y defendió al presidente Felipe Calderón, al señalar que éste ha impulsado las iniciativas en materia hacendaria, laboral, fiscal y de seguridad.

“Manlio Fabio pretende crear una cortina de humo para ocultar la postura intransigente asumida por los legisladores priistas, al no permitir que se aprueben las leyes que demanda el país”, acusó Madero, excoordinador de la bancada panista en el Senado.

Madero le reprochó a Beltrones que hubiera calificado de “ignorante” a Calderón en la aplicación de las leyes y en el combate a la lucha contra el narcotráfico.

El coordinador de la bancada del PAN, José González Morfín, minimizó la “guerra” de declaraciones entre su partido y el PRI, al afirmar que lo importante son las negociaciones y los hechos.

“Hay que ponerle sabor a esto”, afirmó González Morfín, y expresó que su bancada espera el pronunciamiento del PRI en torno a la reforma fiscal y otros temas importantes, como la reducción en el número de integrantes del Congreso y la reelección legislativa, en el terreno de la reforma política.

Sin embargo, Beltrones no bajó la guardia y en la tarde acusó a la dirigencia nacional del PAN de recurrir “a un juego que suele usarse para confundir a la sociedad, una trampa en la que no vamos a caer por el bien de la ciudadanía y el país.

“Por lo que toca al grupo parlamentario del PRI en el Senado, hemos acompañado al Ejecutivo en el análisis, discusión y aprobación de diversas propuestas legislativas”, argumentó.

Y aportó cifras: 98.2% de los asuntos que presentó el Ejecutivo federal ante el Congreso fueron aprobados en los tres primeros años, y 85.6% en el 2010.

“El problema no es legislativo. El asunto central es el diseño de una política económica y social que ha convertido al país en una auténtica fábrica de pobres y ha sido incapaz de hacer frente a la demanda de empleos suficientes y bien remunerados”, insistió el exgobernador de Sonora.

Comentarios