En la Basílica, eleva Calderón plegarias para que haya paz en México

domingo, 18 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Felipe Calderón acudió esta mañana a la Basílica junto con su familia en el inicio del Triduo de la Oración por la Paz y la Reconciliación  en México, organizado por la Iglesia católica. La misa fue oficiada por el cardenal Norberto Rivera Carrera, quien se congratuló porque –según él– en el país existe una “sana separación” entre el Estado y la Iglesia. El prelado afirmó que confía en el poder de la oración, en el amor y la ternura de Cristo hacia sus hijos como elementos para alcanzar la paz. El Ejecutivo federal acudió a la homilía acompañado de su esposa Margarita Zavala y sus hijos María, Juan Pablo, Luis Felipe. El arzobispo explicó que el Triduo de la Oración se celebra en el cuarto Domingo de Adviento y marca la llegada del Príncipe de la Paz, que México necesita porque se encuentra asolado por la violencia y por tantas formas de odio. El cardenal consideró que la actual situación de violencia se debe a que como nación “nos hemos separado del camino de la fe católica”. La primera dama planteó una petición: “En mi familia hemos preparado una oración por nuestro querido México: que la esperanza, la justicia y la caridad toque con tu amor el corazón de los violentos y que los pobres encuentren el camino del progreso; toma de la mano a tu pueblo y llévalo a la paz”. En tanto, uno de los fieles rogó a Dios para que ilumine al presidente de la República para que ejerza el poder con justicia a favor de los mexicanos y del país. Margarita Zavala y Calderón recibieron del cardenal la hostia para comulgar. Al final, el presidente y su familia salieron de la Basílica con dirección a Los Pinos, no sin antes saludar a algunos de los fieles que acudieron a la misa.