Biutiful y el orgullo nacional

jueves, 10 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 10 de febrero (apro).- Cuando se dieron a conocer las nominaciones a los premios Oscar 2011,  la mayoría de los medios de comunicación dieron prácticamente la misma nota: Biutiful, de González Iñárritu, fue nominada a Mejor Película Extranjera.  Orgullo nacional. Vamos México, sí se puede.

Entiendo que cuando un equipo deportivo que representa a México obtiene algún título, uno se emocione: de pronto, la identidad nacional cobra forma y se ve reflejada en un grupo de sujetos que nacieron aquí, que portan un uniforme con los colores de nuestra bandera y que saludan cuando tocan el Himno Nacional. El proceso en que los símbolos cobran fuerza puede ser racional y hasta absurdo, pero ocurre con todos los símbolos, y estos siempre son importantes para el ser humano, pues dan significado a nuestra existencia.

Creer en Biutiful como algo mexicano, a pesar de que fue hecho por varios mexicanos, me cuesta trabajo. Será la visión de un mexicano, pero no veo reflejado nada de nuestro país, nada de nuestra realidad. 

¿Dónde están los símbolos? ¿Qué dice Biutiful de nosotros? Nada, pero está bien, obviemos lo anterior y pensemos que esos argumentos están pasados de moda, digamos que es suficiente el hecho de que la hace un mexicano o varios.

Así pues, ¿por qué debe de importarnos? ¿Cuál es su relevancia? Ninguna, sólo el hecho de ser mexicana, lo que quiera que eso signifique para varios. Pero Biutiful es una cinta bastante mediocre que se ha abierto paso gracias a un marketing exitoso y nada más.

La realidad es que estamos tan ávidos de creer en cualquier cosa que Biutiful es el pretexto ideal para eso. Queremos creer que si México sobresale, tenemos la posibilidad de salvar nuestra realidad.

Si El infierno de Luis Estrada hubiera quedado nominada, hubiera sido algo mucho más refrescante e iluminador: una cinta valiente que dice lo peor de nosotros,  una cinta que duele. 

Biutiful es el reflejo de que, por ahora, no tenemos nada, y que cualquier cosa es buena para levantarnos el ánimo.