La CNTE repudia la creación del Sindicato Magisterial Independiente

miércoles, 9 de febrero de 2011

MEXICO, DF, 9 de febrero (apro).- La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) repudió la reciente creación del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Educación de México (SITEM), pues señaló que el objetivo de éste es destruir al SNTE.
Es un proyecto, acusó el líder disidente Sergio Espinal en conferencia de prensa, detrás del cual se encuentran los intereses del senador priista Manlio Fabio Beltrones, del gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto y otros mandatarios de ese partido y del PAN.
En contraste, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) aplaudió la formación del SITEM y sostuvo que éste es “resultado del movimiento transformador y democratizador que viene empujando un sector importante del movimiento magisterial”.
En un comunicado, la Secretaría de Democracia Sindical, Derechos Laborales y Movimientos Sociales del PRD confió en que esta nueva fuerza gremial, encabezada por Juan Carlos Villanueva Martínez y con representación en Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Veracruz, Quintana Roo y Distrito Federal, “respalde la mejoría en la calidad educativa del país, y pueda romper con las inercias destructivas de corporativismo y corrupción que caracterizan a la representación magisterial tradicional”.
Por su parte, la CNTE reprobó la “atomización” del sindicato magisterial, tanto con las políticas que conforman la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE), como con el aval oficial de falsos sindicatos independientes, “apadrinados por grupos de intereses ajenos a la educación y a los trabajadores”.
Sergio Espinal aclaró que “nosotros vamos por la recuperación y democratización total del SNTE, sin los charros liderados por Elba Esther Gordillo”.
Lo que se pretende con la creación de falsos sindicatos y federaciones, reiteró, es ver qué tajada le sacan al SNTE; y lo que la parte democrática del sindicato quiere es fortalecerlo y no ver qué parte del botín le quieren arrebatar a Gordillo.

Comentarios