Inicia "viacrusis" migrante en Chiapas

miércoles, 20 de abril de 2011

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., 20 de abril (apro).- Un grupo de migrantes, acompañado de defensores de derechos humanos, inició, en el río Suchiate, en la frontera con Guatemala, una marcha con destino al estado de Oaxaca, con una parodia sobre el vía crucis que  enfrentan en su paso por territorio mexicano antes de llegar a su destino final, Estados Unidos.
El movimiento de protesta y concientización culminará el próximo viernes 22 en Ciudad Ixtepec, Oaxaca, luego de la crucifixión de tres activistas.
“Los migrantes también estamos hasta la madre y por eso protestaremos escenificando el Vía Crucis del Migrante” en el tramo que va de Tecun Uman (Guatemala) hasta Ixtepec, Oaxaca, dijo el vocero del grupo, Rubén Figueroa, en alusión a la frase que lanzó el escritor Javier Sicilia tras la ejecución de su hijo Juan Francisco y seis personas más, en el estado de Morelos.
El vía crucis inició en Tecum Uman, donde se realizó la primera estación con los sentenciados a muerte. En la segunda, cargando la cruz, cruzaron el río Suchiate.
En la tercera estación se dio la “primera caída”, en el parque central de Tapachula, donde se habló de la trata de personas en la frontera sur. En la cuarta se hizo referencia a la represión y violencia contra los migrantes, en la estación migratoria Siglo XXI del Instituto Nacional de Migración (INM).
En la quinta estación, defensores cargaron la cruz en La Arrocera, Huixtla, un punto donde son atracados continuamente los migrantes. En la sexta, en Mapastepec, Las Patronas calmaron el hambre de los migrantes, antes de que en Tonalá, la séptima estación, se escenificara la “segunda caída”.
Para el jueves 21 está planeada la octava estación denominada “Los albergues solidarios”, en el Albergue Hogar de Misericordia, Arriaga; en la novena estación se realizará la “tercera caída” al lado de “la bestia” en Chahuites, Oaxaca, y en la décima los migrantes serán despojados de sus vestiduras, en Juchitán, Oaxaca.
El viernes 22, en la onceava estación, serán clavados en la cruz, en el Albergue Hermanos en el Camino, de Ixtepec, Oaxaca; en la doceava se representarán los secuestros y masacres, en las vías del tren; en la treceava se verán caravanas de madres en busca de desaparecidos; en la catorceava estación se verá un cementerio de migrantes, con tumbas sin nombres, y en la quinceava estación se representará a los pueblos en movimiento, los migrantes como la fuerza nueva, en las vías del tren.
Entre los participantes en el movimiento se encuentran los padres Alejandro Solalinde, Luis Ángel Nieto y Heyman Vázquez, así como los activistas Elvira Arellano, Marta Sánchez Soler, José Jacques Medina, Irineo Mujica y Conchy Avendaño.
Además, las organizaciones Paso a Paso hacia la Paz, Nuestros Lazos de Sangre, Familia Latina Unida, Movimiento Migrante Mesoamericano, Albergue Hermanos en el Camino, Alianza Braceros del Norte y Albergue Hogar de la Misericordia.
El pasado lunes 18, al anunciar el vía crucis, Figueroa dijo que México “ya ha acreditado fehacientemente su carácter reconocido y documentado de violador sistemático de los derechos humanos”, y por eso es urgente realizar acciones como estas que no quiten el tema de la agenda política nacional.
El criminal descuido y complicidad de las autoridades mexicanas frente al fenómeno de la migración en tránsito en nuestro país, agregó, da cuenta de su responsabilidad, complicidad y omisiones, como consta en informes y exhortos múltiples de la Corte y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Comentarios