Detienen a "El Zafado", presunto implicado en crimen del agente aduanal de EU

martes, 5 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 5 de abril (apro).- La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal dio  conocer este martes la detención de José Manuel García Soto, El Zafado, en San Luis Potosí, a quien vincula con el asesinato del agente aduanal estadunidense Jaime Zapata, ocurrido en febrero pasado.

Durante la aprehensión de El Zafado y de otros cinco integrantes de la organización delictiva “Los Zetas”, quienes operaban en San Luis Potosí, policías federales rescataron a cuatro personas que estaban privadas de su libertad.

En un comunicado, la SSP precisó que los uniformados localizaron una casa de seguridad de "Los Zetas" en la colonia Ciudad 2000, del municipio de San Luis Potosí, donde se ubicó a José Manuel García Soto, de 30 años de edad, quien al momento de su aseguramiento tenía privada de su libertad a una persona, por quien exigía una fuerte cantidad de dinero a cambio de su liberación.       

Según el texto, El Zafado refirió haber participado en el ataque contra los agentes del Departamento de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, Jaime Zapata y Víctor Ávila, por órdenes de Julián Zapata Espinoza, El Piolín, quien se encuentra arraigado desde febrero pasado.

Investigaciones del Centro de Inteligencia de la Policía Federal apuntan que García Soto se dedicaba a la comercialización y trasiego de drogas y armas, así como a la planeación y ejecución de plagios, robo de vehículos y cobro de extorsiones, y también se le relaciona con el homicidio de integrantes de grupos rivales.

La dependencia agregó que en otro predio, donde fueron rescatadas tres personas que estaban secuestradas, fueron detenidos otros cinco delincuentes.

Se trata de Francisco Heras Beltrán, El Viernes, de 33 años de edad, quien presuntamente se desempeñaba como escolta y colaborador de García Soto; Miguel Daniel Ramírez Mendoza, El Cara, y José Ismael Nava Villagrán, El Cacho, ambos de 28 años, quienes supuestamente fungían como escoltas de García Soto.

También fueron capturadas Marcela Medina Jiménez, de 27 años, quien presuntamente se dedicaba a cuidar y alimentar a las víctimas privadas de su libertad, así como a reportar los movimientos de las autoridades, y Claudia Covarrubias Jiménez, de 19 años, quien tenía la tarea de vigilar las zonas donde interceptarían a sus víctimas, reportar los movimientos de las autoridades y comercializar droga.

A los detenidos les fue asegurado una granada de fragmentación, dos fusiles de asalto AR-15 calibre 223, cuatro armas largas AK-47 (conocidas como "cuerno de chivo"), 35 cargadores para AK-47, 595 cartuchos útiles de diversos calibres y dos camionetas, además de tres equipos de radiofrecuencia, ocho de telefonía móvil y dos equipos de radio comunicación.

Cabe señalar que la captura de García Soto se produjo cinco días después de que los gobiernos de Estados Unidos y México ofrecieron una recompensa de 70 millones de pesos a quien aporte información que lleve a la captura del o los responsables del asesinato de Zapata y de las heridas infligidas a Víctor Ávila, ambos agentes del ICE.