Soldados implicados en el caso Cantú serán juzgados por la justicia militar

miércoles, 18 de mayo de 2011
MONTERREY, N.L., 18 de mayo (apro).- Una corte militar juzgará a siete militares implicados en el asesinato de Jorge Otilio Cantú Cantú, ocurrido la madrugada del 18 de abril, al sur de esta ciudad. En conferencia de prensa, el vocero de seguridad de Nuevo León, Jorge Domene Zambrano, indicó que a pesar de que la Procuraduría General de Justicia del estado inició la investigación, el caso fue atraído por un juez militar el pasado lunes 16. “Ya el hecho se consumó desde el punto de vista que la autoridad del estado, a través de la Procuraduría, hizo su investigación, puso todos los datos e integró esta averiguación, de manera tal que, como ustedes saben, en una primera instancia se solicitó la orden de aprehensión”, puntualizó. El funcionario estatal señaló que la orden de aprehensión contra los siete militares involucrados en el homicidio de Cantú Cantú “ya fue girada por una juez de lo penal”, pero, de acuerdo a como está conformada la ley, la investigación fue atraída por la justicia militar, insistió. Jorge Otilio Cantú Cantú fue acribillado por soldados que, vestidos de policías estatales, reforzaban a elementos de Seguridad Pública del estado en el combate contra la delincuencia organizada. En un primer momento se mencionó que Jorge Otilio, ultimado en las calles Puerto de San Blas y Lázaro Cárdenas, en la colonia Las Brisas, formaba parte de un grupo de la delincuencia organizada que se había enfrentado a balazos con los integrantes de las Fuerzas Especiales de Apoyo, conformadas en su mayoría por soldados que usan sus armas de cargo. Incluso se dijo que en la camioneta Dodge Ram en la que viajaba fue hallada una pistola escuadra. Ese mismo día, el padre de la víctima, Otilio Cantú, declaró ante los medios de comunicación que su hijo, de 29 años de edad, era inocente. Detalló que estaba recién casado y que el día de su muerte se había incorporado a su trabajo, después de regresar de su luna de miel. El 19 de abril, el procurador Adrián de la Garza Santos confirmó que el hombre ejecutado en la colonia Las Brisas era inocente, y que la pistola hallada en su vehículo fue colocada “por un error de procedimiento”. En conferencia de prensa, Garza Santos señaló en esa ocasión que la dependencia a su cargo había iniciado ya la indagatoria de los hechos. “La investigación la estamos haciendo nosotros, y no es la primera vez que vemos fuerzas militares en el estado haciendo labores de preventivos. Ha tenido buenos resultados, creemos que sí están preparados y por eso están en el estado”, dijo. Los militares acusados por el delito de homicidio calificado son: Francisco Pérez Pérez, Rubén García Díaz, José Manuel Dolores Luna, Gaudencio Heraclio Moreno y Roberto Guadalupe Rodríguez Aldama. Este último está acusado también por delitos cometidos contra la administración y procedimientos de la justicia, junto con Carlos Fidel Flores Ábrego y Roberto Guadalupe Rodríguez Aldama.