Condena unánime y clamor de justicia dentro y fuera del país

viernes, 26 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El ataque perpetrado contra el Casino Royale de Monterrey, Nuevo León, que oficialmente mató a 52 personas, levantó una condena unánime dentro y fuera del país. El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro Robles, repudió las acciones “desquiciadas y enfermas” y pidió un minuto de silencio por las víctimas mortales. En entrevista, antes de que iniciara la sesión del Consejo Universitario en el Antiguo Colegio de Medicina, Narro añadió: “Quiero externar mi profundo rechazo y repudio a conductas, a actitudes tan despreciables, tan desquiciadas, tan enfermas, tan deshumanizadas”, que son capaces de matar a sangre fría. El ataque en el Casino Royale, agregó, “es un acto absolutamente reprobable, deleznable, y no debiera haber un solo mexicano que se deje llevar por algún sentimiento siquiera de neutralidad respecto de un acto de esta naturaleza. “Estoy convencido de que todos debemos decir ahora sí, otra vez ‘ya basta’, pero que sea seguido de acciones concretas, porque tenemos que resolverlo”, subrayó. Lo que está en juego, indicó Narro, “es la vida de los mexicanos, ni más ni menos que el país y su configuración, y no es por un número de personas, es que en esto hay puntos donde una gota derrama el vaso, y este vaso ya se derramó”. La clase política también condenó el hecho. El presidente del Senado y líder de la bancada del PRI, Manlio Fabio Beltrones, consideró que “la barbarie que hoy hemos visto en México, nos sume en una profunda combinación de dolor, de indignación y de repulsión, de deseos de poner nuevamente la mirada en un país en donde el orden y la justicia sea lo que florezca, y que la corrupción y la impunidad sean combatidas hasta sus últimas consecuencias”. En tanto, el presidente nacional de ese partido, Humberto Moreira, calificó el atentado como un “acto terrorista” y expresó su solidaridad con las familias de las víctimas. “Hoy y siempre el PRI será solidario y apoyará cualquier causa que combata a la delincuencia y proteja la seguridad de nuestros ciudadanos”, indicó Moreira en un comunicado. El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, también condenó el ataque y pidió cerrar filas contra el crimen organizado. Al encabezar la clausura del V Encuentro de Archivos del DF Memoria de los Pueblos, Patrimonio de la Humanidad, pidió un minuto de silencio por los muertos y afirmó que a los gobiernos les toca preservar y garantizar la seguridad de la ciudadanía. Durante la ceremonia del encendido del Fuego Nuevo en el centro ceremonial de San Juan Teotihuacan, que da inicio a los Juegos Panamericanos de 2011, el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, también pidió un minuto de silencio por las víctimas del atentado y ofreció sus condolencias a los deudos Demanda CCE una respuesta contundente El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) demandó una respuesta contundente de las autoridades federales y estatales para que el atentado en el Casino Royale no quede impune. En un comunicado, el organismo encabezado por Mario Sánchez Ruiz exigió a los distintos actores políticos del país dejar de lado sus intereses partidistas y aprobar cuanto antes las nuevas reglas en materia de seguridad nacional, que permitan generar un marco de mayor certidumbre para la intervención de las fuerzas armadas cuando las circunstancias así lo requieran. “Ante escenarios como el que hoy vivimos, no hay lugar para poner freno a la lucha contra el crimen, retroceder o relajar las acciones del Estado en contra de la delincuencia”, dijo, y añadió que los ataques hacia la sociedad civil generan un clima de incertidumbre y lastiman profundamente la integridad de todos los mexicanos. “Si bien hoy prevalece entre nosotros una profunda indignación, México es nuestro y es fundamental que como sociedad civil colaboremos con la denuncia anónima en todos y cada uno de los casos relacionados con las redes de las organizaciones criminales”, abundó. Por separado, Gerardo Gutiérrez Candiani, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), demandó al gobierno federal una nueva estrategia para combatir a los criminales, como los que ayer quitaron la vida a 52 personas. “Este fue un acto terrorista y, por lo tanto, exige una política contraterrorista. Para combatir eficazmente al crimen organizado, el gobierno federal debe tener una estrategia para este nuevo fenómeno”, puntualizó. La Arquidiócesis Primada de México y el cardenal Norberto Rivera Carrera también condenaron el “cobarde y abominable ataque” ocurrido en Monterrey. De acuerdo con la Arquidiócesis, se trata de un ataque contra personas inocentes de la sociedad civil que se suman a las innumerables víctimas de la crueldad y maldad del crimen organizado, que “como un látigo azota a nuestro atribulado país”. Señaló que la Iglesia no dejará de recordar a los responsables de estos y otros actos de violencia, que todos ellos tendrán que rendir cuentas de sus actos ante Dios, “quien no tendrá misericordia para quien no tuvo misericordia de sus hermanos y pasa por el mundo dejando una estela de maldad y destrucción”. ONU y AI piden esclarecer los hechos Fuera del país, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas  para los Derechos Humanos  (OACNUDH) y Amnistía Internacional (AI) exhortaron al gobierno de Felipe Calderón a esclarecer los hechos ocurridos ayer en Monterrey y conducir las investigaciones con respeto a los derechos humanos. Además, ambas agrupaciones expresaron sus condolencias a los familiares de las 52 víctimas del incendio provocado este jueves por presuntos integrantes de la delincuencia organizada. Tras sumarse al luto nacional decretado por el presidente Felipe Calderón, la OACNUDH recomendó “redoblar esfuerzos para establecer la confianza ciudadana en el marco del pleno respeto al estado de derecho”, sobre todo “en estas circunstancias” en las que un ataque a un casino “ha conmocionado profundamente al país”. Asimismo, pidió a las autoridades competentes “continuar activamente al frente de las tareas de investigación de los hechos, a lograr la identificación y detención de los responsables y su debida puesta a disposición de la justicia, y a proveer coordinadamente la atención integral de las víctimas”. En tanto, Amnistía Internacional consideró que la tragedia del Casino Royale es una “muestra del reto que enfrenta México para garantizar la seguridad de la población en medio de la violencia extendida”. AI exhortó a las autoridades federales y estatales a realizar una investigación exhaustiva, que todos los responsables sean llevados ante la justicia y las víctimas y familiares sean atendidas. Por otro lado, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, se declaró “horrorizado por el ataque incendiario que asesinó a 52 personas en Monterrey”. En un comunicado emitido este viernes por su oficina, Ban condenó “el acto deplorable de violencia” y expresó sus condolencias y solidaridad a las familias de las víctimas y al gobierno de México. “Naciones Unidas se solidariza con el pueblo de México en estos difíciles momentos”, indicó el secretario general de la ONU. La expresión de condena de Ban hizo eco de la que horas antes emitió el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien calificó los hechos como “un acto de barbarie”. La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, también deploró el “brutal ataque” que costó la vida a 52 personas y refrendó el apoyo de su país a México en contra de la criminalidad. “Me conmovió y entristeció (...) Estados Unidos condena fuertemente este ataque brutal y todos los actos de violencia criminal', enfatizó en una breve declaración. De la misma manera, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, condenó la “masacre” perpetrada en Monterrey y manifestó su consternación ante el crimen masivo. “Sólo la voluntad política, la persistencia y la acción coordinada entre los gobiernos de la región podrá producir resultados en una lucha frontal contra el crimen organizado”, expresó Insulza. El secretario general de la OEA expresó “tristeza e indignación ante esta nueva tragedia que afecta a un pueblo que da muestras claras de querer avanzar hacia el desarrollo y el bienestar, de manera pacífica”. También expresó su deseo de que la justicia mexicana encuentre y condene a los culpables. Ataque horroriza al mundo El ataque con granadas al casino Royale en Monterrey, Nuevo León, que provocó la muerte de al menos 52 personas, fue relatado por la prensa internacional en sus ediciones de este día. Los periódicos con mayor difusión del globo destacan la noticia, consignando el grado de violencia al que han llegado los cárteles de la droga en México. Reportan la noticia: Wall Street Journal, Los Angeles Times, New York Times, Miami Herald, Telegraph, Bloomberg, Radio New Zealand, Financial Times, CBS, ABC, The Independent, Jerusalem Post, San Francisco Chronicle, The Guardian y la BBC, por citar a los de mayor penetración. En su editorial, el periódico El Economista advirtió que es alarmante observar ataques de esta magnitud en avenidas concurridas, a plena luz del día y con hoteles y vida económica activa alrededor. Apuntó, también, que “es probable” que las víctimas ni siquiera estén relacionadas con el crimen organizado. Considera que es natural “el nerviosismo” en turistas y habitantes del país al percatarse de que los edificios públicos son quemados impunemente. Las versiones periodísticas dan cuenta del asesinato de 20 personas el mes pasado en Monterrey. Y de otros hechos violentos registrados en México a partir de la guerra contra el crimen organizado, que incluyen o la masacre de 72 indocumentados en San Fernando, Tamaulipas, o la ubicación de 263 cuerpos en narcofosas en Durango. (Con información de Jenaro Villamil, Gloria Leticia Díaz y Juan Carlos Cruz)  

Comentarios