Acusan de homicidio a dos escoltas de jefe de Seguridad de Quintana Roo

jueves, 1 de septiembre de 2011
CHETUMAL, Q. Roo (apro).- El procurador Gaspar Armando García Torres y el secretario de Gobierno, Luis González Flores, anunciaron hoy la detención de dos escoltas del secretario de Seguridad Pública, el general retirado Carlos Bibiano Villa Castillo, como presuntos responsables del homicidio del policía estatal Jorge Amir Flota Matos. Flota Matos perdió la vida de dos balazos que recibió la noche del pasado lunes 29 de agosto, durante la persecución de un vehículo sospechoso en la salida de la ciudad. El hecho, cuyas circunstancias han sido cuestionadas, causó enojó entre los agentes de la corporación, que hoy, por segundo día consecutivo, se plantaron frente a la sede de la SSP para exigir el esclarecimiento del caso, y la destitución de Villa Castillo y los colabores que trajo al asumir el cargo. Villa Castillo cobró fama cuando declaró en Coahuila, días antes de llegar a Chetumal, que él cuando detenía un “zeta”, lo mataba. Es, además, el funcionario que más conflictos ha causado al gobierno de Roberto Borge Angulo. Aunque testigos oculares aseguraron que fueron los escoltas del secretario de Seguridad Pública los que balearon la unidad oficial donde viajaba Flota Matos con dos compañeros, ayer el militar retirado intentó deslindarlos del hecho y responsabilizó a un presunto contrabandista de licor identificado como El Español, quien tripulaba la camioneta que perseguían. Para ello, incluso, presentó videos y balas para diferenciar las que mataron al policía de las que él y su equipo de colaboradores utilizan. Ayer mismo, un noticiero radiofónico local logró comunicarse con el empresario Ernesto Alonso de Miguel, El Español, quien tildó de “mentiroso” y “asesino” a Villa Castillo; y sostuvo que él no hizo ningún disparo. Detalló que el lunes, aproximadamente a las 20:30 horas, regresaba a Chetumal procedente de la zona libre de Belice, en una camioneta Tahoe, color blanco, cuando se percató que era perseguido por una camioneta tipo van blanca, no oficial. “Hace como seis años fui secuestrado por Los Zetas, por eso, alarmado hablé a mi familia y pedí apoyo al 066”, dijo. De Miguel explicó que se dirigía a las instalaciones de la PGR tratando de protegerse de un posible “levantón”, cuando se sumaron a la persecución una Suburban blanca y una camioneta Ford de doble cabina, color negro. “Yo pensé que eran sicarios, me hice a un lado afuera de la carretera y salí metiendo la velocidad; y en ese momento se oyeron disparos, creo que al aire porque mi camioneta está intacta”, añadió. Comentó que un judicial que es conocido suyo le informó poco después de una balacera a la altura de la gasolinera de Santa Elena, en donde otro vehículo atacó a la van blanca que momentos antes le seguía. “Entonces me enteré que eran policías y no sé por qué me seguían, lo que dijo el secretario es una vil mentira, a las pruebas me remito y está mintiendo cuando su propia gente fue la que disparó, hay testigos oculares... El asesino es él (Bibiano Villa), él mismo vio quién es el que disparó y hay más de nueve testigos, la van no es un vehículo oficial. No está siendo transparente el señor”, dijo el empresario y dio por concluida la entrevista. Por la noche, el gobierno estatal convocó de súbito a una conferencia de prensa en la que el secretario de Gobierno y el procurador dieron a conocer el arresto administrativo de Eduardo Sánchez Hernández y Ulises Martínez Jiménez, quienes, efectivamente, son parte del grupo “zorros”, el cuerpo de escoltas de Villa Castillo, quien también estuvo presente ahí. En esta nueva versión oficial, la tercera en tres días, González Flores y García Torres dijeron que con base en las diligencias periciales, análisis de balística y el testimonio de policías testigos oculares, incluido entre estos el propio Villa Castillo, fueron puestos bajo arresto administrativo los agentes Sánchez Hernández y Martínez Jiménez, presuntos responsables de la muerte de su colega Jorge Amir Flota Matos. De acuerdo con el procurador, los dos agentes son miembros de la escolta del secretario de Seguridad Pública y permanecen detenidos en los separos de Seguridad Pública, que abrió una investigación en su contra por faltas administrativas, en tanto el Ministerio Público consigna la averiguación previa ante un juez y éste determina lo conducente. González Flores, por su parte, aclaró que no se ha considerado separar de su cargo a Villa Castillo, quien, según dijo, “personalmente notificó a la Procuraduría sobre el arresto administrativo de Sánchez Hernández y Martínez Jiménez”. García Torres explicó que las diligencias ministeriales indican que se hicieron cuatro disparos con balas de “fusil de asalto ligero”, una de las cuales penetró por la espalda y salió por el abdomen del agente Flota Matos; rebotó en uno de sus brazos. Sobre el tiroteo en el que murió en agente, explicó que “todo indica” que se debió a “una confusión” porque se pensó que la van era el vehículo en el que se trasladaban los delincuentes”. Asimismo, dijo que la camioneta en la que viajaba Flota Matos fue puesta a disposición del Ministerio Público por la SSP, luego de que sirvió, incluso, para el traslado del agente herido a un hospital. En su interior se encontró un casquillo de bala. La van en la que patrullaba el agente que fue baleado por los escoltas de Villa Castillo -en una operación en el que él también participó-, está asignada a la SSP pero no lucía ningún tipo de insignia o distintivo que la identificara como vehículo oficial. Los dos presuntos responsables, ambos originarios de Coahuila, rindieron hoy su declaración ministerial. Se les acusa de homicidio calificado.

Comentarios