Desaparece sacerdote en Guerrero

jueves, 29 de septiembre de 2011
CHILPANCINGO, Gro., (apro).- Un sacerdote católico que había sufrido extorsiones fue reportado como desaparecido ayer por la noche en la cabecera municipal de Tixtla de Guerrero, en la región centro de la entidad. Previo a la desaparición, el cura identificado con el nombre de Edmundo Estrada Casiano, originario del municipio de Huitzuco y adscrito a la parroquia del Santuario en Tuxtla. Sus familiares habrían entregado 70 mil pesos a un presunto grupo criminal que lo estaba amenazando de muerte, indican reportes oficiales consultados por Apro. Ayer por la tarde, familiares de la víctima y representantes</strong> eclesiásticos de la diócesis Chilpancingo-Tlapa denunciaron la desaparición de Estrada Casiano y atribuyeron esta acción al crimen organizado, por lo que se implementó un operativo policiaco en Tixtla, ubicado a escasos 10 minutos de esta capital, refieren los reportes consultados. Los informes oficiales indican que ante las amenazas de muerte, el sacerdote entregó 20 mil pesos en efectivo a los presuntos criminales que lo estaban extorsionando y posterior a su desaparición, sus familiares fueron contactados por los delincuentes y les depositaron 50 mil pesos más a cambio de liberar al cura, que hasta el momento sigue desaparecido. Las autoridades estatales presumen que este caso se trata de una extorsión a distancia, es decir, una red de delincuentes que operan dentro y fuera de los penales realizan llamadas telefónicas y aprovechando el temor y la psicosis en la que se encuentra la sociedad, hacen creer a la víctima que se está siendo vigilada por un grupo armado y que debe entregar cierta cantidad de dinero para ser liberado. En esta capital, desde hace un par de meses este tipo de modalidad de extorsión ha venido en aumento y son varios los casos donde empresarios y comerciantes han entregado cantidades que van de los 20 mil a los 100 mil pesos; las víctimas han sido encontradas en habitaciones de hoteles donde los delincuentes los obligan, vía telefónica, a permanecer en el lugar hasta que sus familiares pagan el rescate, por lo general a través de depósitos bancarios, informó una fuente oficial que pidió el anonimato.

Comentarios