"La Mano con Ojos", detrás de los calcinados en Santa Fe: PGJDF

miércoles, 11 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Los cuerpos de un hombre y una mujer fueron hallados dentro de una camioneta de lujo, calcinados y con un mensaje, presuntamente firmado por El Navarrete, identificado como miembro de la célula criminal “La Mano con Ojos”. De acuerdo con las primeras investigaciones, una camioneta Honda CRV, con placas del Estado de México LWJ 66-28, fue reportada por empleados de seguridad del centro comercial ubicado sobre avenida Vasco de Quiroga. La camioneta y los cuerpos fueron encontrados en Prolongación Paseo de la Reforma, casi esquina con la calle Juan Segura, colonia Antigua Mina La Totolapa, en Cuajimalpa. Cuando llegaron los bomberos, el automóvil aún se encontraba en llamas y tras sofocarlas, se percataron de que había dos cuerpos en el interior y las cabezas estaban a un lado de la camioneta junto con el mensaje, en una cartulina rosa fluorescente, cuyo contenido no fue divulgado. Supuestamente el mensaje estaba firmado por El Navarrete, a quien las autoridades ligan con la célula de “La Mano con Ojos”, cuyo líder, Óscar Osvaldo García Montoya, fue capturado en agosto del año pasado. Confesó ser responsable de 600 asesinatos, la mitad de ellos perpetrados por él mismo. Los elementos de seguridad que reportaron el incidente no se percataron del momento en que fue abandonada la camioneta, por lo que la Policía capitalina ya solicitó los videos de las cámaras ubicadas en el lugar para tratar de identificar a los responsables. La Coordinación de Servicios Periciales de la PGJDF determinó que los cuerpos de las víctimas corresponden a un hombre de aproximadamente 35 años y a una mujer de 30. Los cadáveres fueron trasladados al Servicio Médico Forense para practicarles la necropsia de ley y determinar la forma y hora en que las víctimas fueron ultimadas. La exclusiva zona de Santa Fe, donde se encuentran importantes corporativos empresariales, ha sido escenario en otras ocasiones de hallazgos de cadáveres degollados o colgados de puentes que, según las autoridades del Distrito Federal, son producto de luchas entre bandas rivales del crimen organizado por el control de la zona. La PGJDF ya realiza las investigaciones del caso y una de sus principales líneas apunta a que se trata de venganzas entre narcomenudistas que ejecutan a sus víctimas en el Estado de México, en el municipio de Naucalpan, y luego abandonan los cadáveres en esta ciudad. El primero en tomar nota del caso fue el Ministerio Público de la Coordinación Territorial Cuajimalpa Dos, pero se espera que la Fiscalía de Homicidios de la PGJDF atraiga las investigaciones. Al respecto, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, informó que las procuradurías del Estado de México y de esta ciudad trabajan en el esclarecimiento del caso. Afirmó que la camioneta CRV que fue calcinada junto con los cuerpos de las dos víctimas tenía reporte de robo desde 2011. Destacó que apenas hace unos días en el Estado de México se produjo un hecho similar, por lo que se trabaja para saber si tienen relación y qué grupo delictivo podría estar detrás del hecho.