La visita del Papa, en territorio panista

lunes, 2 de enero de 2012
MÉXICO, D.F., (apro).- El Vaticano finalmente decidió que en su visita a México, programada para marzo próximo, el papa Benedicto XVI solamente esté en la zona del Cerro del Cubilete, de fuerte raigambre cristera, que comprende los municipios de León, Guanajuato y Silao. El pasado domingo 1, en Roma, se dio a conocer formalmente la agenda del viaje de Benedicto XVI, quien estará en el estado de Guanajuato del 23 al 26 de marzo. De ahí, el Papa viajará a Cuba. El vocero de la Santa Sede, Federico Lombardi, afirmó ese día que el viaje tendrá lugar “en una circunstancia especial, como es la celebración de los bicentenarios de las independencias, y por ello creo que tiene un significado para todo el continente”. Agregó: “Este es uno de los grandes acontecimientos de este año. Será una gran ocasión para encontrarse con los pueblos de México y Cuba”. El Papa llegará de Roma al Aeropuerto Internacional de Guanajuato (AIG) la tarde del viernes 23 de marzo, donde será recibido personalmente por el presidente Felipe Calderón, ya que será una visita de Estado.     De ahí, el pontífice será trasladado a León para descansar y pernoctar en la residencia de las religiosas del Colegio Miraflores. El sábado 24, en la ciudad de Guanajuato, el Papa sostendrá un encuentro con Felipe Calderón en la mansión del Conde Rul, un imponente edificio colonial de estilo neoclásico, donde se prevé que hablarán sobre las relaciones entre México y la Santa Sede, que se reanudaron hace 20 años, en 1992, durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Al término de esta reunión oficial, el pontífice tendrá un encuentro con los fieles que se congregarán en la Plaza de la Paz, aledaña a la mansión del Conde Rul, y después volverá al Colegio Miraflores. La mañana del domingo 25 presidirá una misa multitudinaria en el Parque Bicentenario, localizado en el municipio de Silao y al pie del Cerro del Cubilete, cuya cima está coronada por el colosal monumento dedicado a Cristo Rey, considerada una de las esculturas más emblemáticas de la lucha cristera. La tarde de ese día, en la catedral de León, Benedicto XVI tendrá un encuentro con los obispos mexicanos y con representantes de los episcopados de América Latina y el Caribe. La mañana del lunes 26 de marzo, el Papa partirá para Cuba, con lo que dará por concluida su estancia de solo cuatro días en territorio mexicano. De esta manera, el pontífice sólo estará en la reducida zona guanajuatense que circunda al Cerro del Cubilete, concretamente en la arquidiócesis de León, presidida por monseñor José Guadalupe Martín Rábago. El vocero de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), el religioso Manuel Corral, señaló que se escogió este lugar por razones geográficas, pues está situado en el centro del país, por lo que permitirá que los fieles de todo México puedan congregarse más fácilmente en ese céntrico punto.        No obstante, algunos analistas han señalado que se escogió a Guanajuato porque es un estado que ininterrumpidamente ha sido gobernado por el PAN desde hace 20 años, por lo que la visita servirá para darle un espaldarazo a ese partido en las elecciones presidenciales de este año. Incluso, se señala, la vista coincidirá con el arranque de las campañas políticas, que inician el 1 de abril. Lo cierto es que quedaron descartadas otras importantes arquidiócesis que también querían ser anfitrionas del pontífice, como las de Guadalajara y Puebla, pero principalmente la arquidiócesis primada de México, cuyo titular, el cardenal Norberto Rivera Carrera, todavía a mediados de diciembre maniobraba para que el Papa viniera a la capital del país. Por lo pronto, el gobierno panista de Guanajuato tiene una partida especial para ayudar a solventar la estadía del Papa, lo mismo que el gobierno federal, también de extracción panista. La Iglesia también planea obtener recursos entre empresarios de todo el país. “Queremos que sea el pueblo mexicano el que aporte, porque es una visita del Papa al pueblo de México”, dijo monseñor Martín Rábago.