Disputa por tierras en Chiapas deja 20 lesionados y 80 desplazados

lunes, 19 de noviembre de 2012
TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Un enfrentamiento entre dos grupos indígenas que se disputan alrededor de mil hectáreas de tierras en la comunidad de Tzajalá, municipio de Teopisca, dejó un saldo de 20 lesionados y 80 desplazados. El añejo conflicto agrario se agudizó en los últimos días, luego de que uno de los grupos antagónicos obligó a varias familias de Tzajalá a abandonar sus viviendas, algunas de las cuales fueron quemadas posteriormente. Entre las mujeres indígenas que abandonaron sus chozas, junto con sus hijos –la mayoría menores de edad–, se encuentra Sebastiana López Icanabil, quien huyó a la comunidad de Betania, ubicada a nueve kilómetros de Tzajalá, y después a la cabecera municipal de Teopisca, nueve kilómetros más adelante, donde pidió ayuda a la presidencia municipal. El ayuntamiento de Teopisca habilitó como albergue el local de las oficinas de “Chiapas Solidario”, donde dio refugio a las nueve familias desplazadas, en tanto que 25 hombres que también dejaron la comunidad –desde el pasado miércoles 14– se refugiaron en el edificio de la presidencia municipal. Sebastiana López Icanabil, una de las pocas mujeres tzotziles que habla español, exigió al gobierno de Chiapas su intervención para que solucione la crisis agraria que vive su comunidad. La mujer manifestó su preocupación porque en las chozas abandonadas, dijo, dejaron las pertenencias que no pudieron cargar, así como sus animales de traspatio, que necesitan ser alimentados. El pasado domingo 18, seguidores de Juan Gómez Gómez agredieron a pedradas y con resorteras a Augusto Gómez Díaz, en momentos que éste pretendía ingresar a la comunidad de Tzajalá para ver a su esposa. Debido a las lesiones que recibió en la cabeza, Gómez Díaz fue trasladado al Hospital Comunitario de la ciudad de Teopisca, donde horas después fue dado de alta. Minutos más tarde de esa primera agresión, el mismo grupo de Juan Gómez Gómez sacó de uno de los domicilios a Julio Sánchez Díaz, de 16 años y le propinó varios golpes. Por su parte, Jorge Hernández Pérez, del grupo afectado, denunció que el pasado miércoles 14 les destruyeron cinco viviendas en la misma localidad. Alrededor del mediodía, un grupo de habitantes de la comunidad de Sinaí, localizada en las inmediaciones de Tzajalá, retuvo a dos personas integrantes del grupo que encabeza Juan Gómez Gómez, en apoyo al grupo agredido. Otras mil personas, representantes de 22 comunidades del municipio de Teopisca, se concentraron en la localidad de Betania, cerca de la entrada principal a Tzajalá, para apoyar al mismo grupo, mientras que algunos líderes que se manifestaron a favor de los desplazados pretendían ingresar a la comunidad para retener a Juan Gómez Gómez. “Íbamos a buscar a nuestros familiares, porque allá en Tzajalá nos corrió Juan Gómez Gómez, quien tiene cargo en la presidencia. Ahí vinieron dos camionetas y un camión tres toneladas y nos taparon el paso y nos emboscaron; bajaron unos con garrotes, machetes y rifles”, denunció Augusto Gómez Díaz. En ese momento, añadió, sus familiares corrieron en varias direcciones, y al único que atraparon fue a él, y varios más resultaron lesionados. “Me pegaron con garrote, con un tubo, nosotros no contestamos la agresión, no hicimos nada, estábamos buscando a nuestra familia porque les dieron un plazo de tres horas, si no les quemarían su casa”, señaló. Según el indígena, las familias desplazadas suman 63 en total y están refugiadas en un salón propiedad del gobierno municipal. “El presidente Guadalupe Esquivel nos ha ayudado y nos dejó que nos quedáramos desde la tarde del sábado, aquí en los corredores de la presidencia, para que no nos pasara nada”, pero tampoco ahí se sienten seguros, dijo. Al lugar del enfrentamiento se presentaron autoridades del gobierno estatal y varios elementos de la Policía Sectorial para resguardar el orden y evitar nuevos hechos de violencia. La víspera, el delegado de gobierno en San Cristóbal de las Casas, Jaime de Jesús Trujillo García, y el alcalde de Teopisca, Guadalupe Esquivel García, ingresaron a la comunidad de Tzajalá, resguardados por unos 70 elementos de la Policía Sectorial, para dialogar con Juan Gómez Gómez y sus seguidores, debido a que no han acudido a ninguna de las reuniones a las que han sido convocados. Hasta esta noche la zona seguía vigilada por la policía, dado que las partes en conflicto no han podido llegar a un arreglo respecto de la posesión de las casi mil hectáreas de tierras. Según el alcalde de Teopisca, el conflicto agrario lleva cerca de 50 años, y no se ha resuelto porque las autoridades correspondientes “no han intervenido”. “Es un problema interno desde hace 50 años entre los habitantes de Tzajalá. Se formaron dos grupos con sus líderes y se están peleando entre ellos mismos por las tierras, estamos hablando casi de mil hectáreas, es un problema muy fuerte”, remarcó el alcalde priista.

Comentarios