Se atora aprobación de la reforma educativa

martes, 18 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El sindicato magisterial no quiere que su permanencia en el sistema educativo sea condicionado por la evaluación que propuso el gobierno federal, por tal motivo y para “negociar”, la propia administración que encabeza Enrique Peña Nieto pidió a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados que no avalara este martes la reforma al artículo 3 de la Constitución. La semana pasada, la Comisión de Educación aprobó la iniciativa de reforma en lo general, aunque los partidos se reservaron algunos temas para discutirlos en lo particular, como  la forma de elección de los integrantes de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Evaluación Educativa. El PAN propone que por cada miembro el Ejecutivo federal proponga una terna y el Senado de la República avale quién ganaría la posición, mientras que el gobierno de Peña Nieto plantea una sola terna que sería avalada por la Cámara alta. Sin embargo, aquél no es el tema que ha retrasado la discusión en el pleno y que se había anunciado para este martes, sino que por presiones del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación se eliminó de la propuesta presidencial la frase ”y la permanencia en el servicio”. La gran novedad de la reforma planteada por el Ejecutivo federal y por la cual se comentó en diversos medios de información que se le estaba dando un “duro golpe” a la líder vitalicia del SNTE, Elba Esther Gordillo, es que los futuros maestros y los actuales, para seguir en el presupuesto, obtener o mantener una plaza como docentes, se someterán a una evaluación del citado Instituto Nacional par la Evaluación Educativa. Sin embargo, de último momento se suprimió tal condición de evaluación para seguir en el servicio, es decir que todos los profesores a los cuales Gordillo ha tramitado su plaza, ya fuera por premio o por haber heredado a algún familiar la posición en la docencia, y que no pasen la evaluación, no podrán ser removidos del puesto, como lo establecía la anunciada reforma presidencial. En la propuesta de Enrique Peña Nieto y que fue anunciada por los tres dirigentes nacionales del PRI, PAN y PRD, se establece que “el ingreso al servicio docente y la promoción a cargos con funciones de dirección o de supervisión en la educación básica y media superior que imparta el Estado, se llevarán a cabo mediante concursos de oposición que garanticen la idoneidad de los conocimientos y capacidades que correspondan”. Además se establece que se hará la ley reglamentaría al artículo 3 constitucional, en la que se “fijarán los criterios de evaluación y los términos para el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia en el servicio, bajo los principios de igualdad y transparencia. Serán nulos todos los ingresos y promociones que no sean otorgados conforme a la ley”. Justamente el gobierno federal pretende ahora “borrar” la frase “y la permanencia en el servicio”. Tanto esta condición para permanecer en el servicio como la forma de elección de quienes evaluarán a los docentes, son los dos temas que están atorando que el dictamen pase al pleno para su discusión. De acuerdo con el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Julio César Moreno, el tema de la permanencia quedará salvado respetando los derechos adquiridos por los trabajadores. Es decir, se podría incluir un artículo transitorio, en donde se establezca que los trabajadores del apartado B del artículo 123 queden intactos en sus derechos adquiriros. De ocurrir lo anterior el SNTE habría ganado y quedarían fuera del servicio, es decir para escalar a nuevas posiciones, y su permanencia en el sistema educativo, todos aquellos que ingresaron al servicio de la docencia o el área administrativa de la educación, antes de la reforma. Por su parte, el coordinador de los priistas; Manlio Fabio Beltrones, dijo que su partido no admitirá que el Ejecutivo Federal quede fuera en la designación de los miembros del Instituto de Evaluación. Por otro lado, la Cámara de Diputados avaló el nombramiento de Mauricio Farah Guebara como nuevo secretario general de ese órgano legislativo en lugar de Fernando Serrano Migallón. Farah Guebara es una pieza importante del grupo político que encabeza el diputado sonorense Manlio Fabio Beltrones; entre sus cargos administrativos destacaba el haber sido quinto visitador de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).  

Comentarios