AMLO advierte que fiscalizará a perredistas en Guerrero

viernes, 20 de abril de 2012
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- “No hay que pelear con panistas ni con priistas. No hay que verlos como enemigos, porque no es con ellos el pleito. Es con los de arriba, con los camanjanes, con los machuchones”, pidió el candidato presidencial de la izquierda a los guerrerenses que asistieron a la plaza central a escuchar sus propuestas de campaña. –Pero esos están ahí con ustedes –gritó un asistente entre la muchedumbre. “Ya no voy a decir nada porque estoy en franca reconciliación”, dijo López Obrador, quien les pidió apoyar a los aspirantes a cargos de elección popular locales que resulten designados, aun cuando existen inconformidades de perredistas por la presunta “imposición” de candidaturas impulsada por el propio gobernador Ángel Aguirre Rivero y por cuatro “tribus” perredistas. Llamó a la unidad de los guerrerenses para que, entre todos, se logre la transformación de la vida pública del país. A cambio, les prometió estar al pendiente de los candidatos para que, en caso de lograr un cargo público, sean fiscalizados por él mismo, para evitar que llegando al poder roben o desfalquen al erario. La visita del candidato de la coalición Movimiento Progresista, Andrés Manuel López Obrador a Guerrero, se registró en medio de una crisis en el PRD estatal debido a que el segundo gobernador postulado por este partido, Ángel Aguirre Rivero, ha sido acusado de “agandallarse”, junto con corrientes políticas, las candidaturas locales. El expriista y actual mandatario, cuya administración se ha caracterizado por el nepotismo: colocó a su hijo, el diputado federal con licencia postulado por el PRI, Ángel Aguirre Herrera, como candidato a diputado local por el PRD. También, Aguirre acaparó candidaturas para su grupo de colaboradores, quienes fueron designados en posiciones claves, como su exsecretario de Desarrollo Rural, Sofío Ramírez, candidato a Senador por el PRD. El gobernador Aguirre también impuso al diputado local con licencia postulado por el PRI, Jorge Salgado Parra, hijo de su actual secretario de Finanzas, Jorge Salgado Leyva, como candidato a diputado federal por el distrito 7, también por el PRD. Entre otras candidaturas que otorgó a miembros de su grupo político. Al respecto, los perredistas excluidos de las candidaturas locales, han denunciado que la injerencia del Ejecutivo en el PRD, tiene como objetivo reducir la votación de López Obrador y con ello beneficiar al candidato presidencial del PRI, Enrique Peña, quien es compadre de Aguirre. El candidato de la izquierda es el segundo aspirante presidencial que visita la entidad; la semana pasada el candidato de la coalición Compromiso por México, Enrique Peña Nieto, encabezó mítines en Acapulco y Chilpancingo: en los mismos puntos que visitó López Obrador este viernes. No obstante, llamó la atención el contraste de los mítines del priista y el candidato de las izquierdas en la plaza Primer Congreso de Anáhuac de Chilpancingo. Mientras el priista realizó un acto que se caracterizó por la poca asistencia y la excesiva presencia de mecanismos de seguridad; en el mitin de López Obrador el acceso fue libre y la ciudadanía desbordó la plaza central de esta capital. De esta forma, Obrador llegó a una de las entidades con mayor rezago social en el país, colapsada por la violencia ejercida por el narcotráfico y considerada electoralmente como bastión del lopezobradorismo. En la pasada elección presidencial, López Obrador arrasó en la votación local y el denominado “efecto Peje” provocó que, por primera vez en la historia de la entidad, el PRD se convirtiera en la primera fuerza política al obtener dos de los tres espacios al Senado; los nueve escaños al Congreso de la Unión; así como la mayoría de las 81 alcaldías y las diputaciones locales. Antes, el candidato presidencal rindió homenaje a Pablo Sandoval, exlider universitario de los años sesenta que “tumbó” al gobernante Raúl Caballero del poder en ese municipio. Es el papá del difunto exdiputadpo y perredista Cuauhtémoc Sandoval, quien falleció hace unos meses víctima de un paro cardiaco. El evento se realizó frente a la estatua de Morelos, a quien el tabasqueño cita en todos sus mítines junto con sus propuestas de campaña, en el patio de la expresidencia municipal, ahora Instituto Estatal de la Cultura fundado por el exgobernador priista René Juárez Cisneros en el 2005 y que, según cuenta la leyenda, fue el antiguo “Lecumberri” guerrerense. En el mitin no estuvo el presidente estatal del PRD, Carlos Reyes Torres, señalado como uno de los artífices del “agandalle de las candidaturas” locales. También, en el contraste de los actos de López Obrador y el priista Enrique Peña Nieto, está el hecho de que el candidato del PRI en Acapulco asumió el compromiso de regresar "a medias" el tianguis turístico, un año si y otro no; mientras que Obrador prometió regresar la sede del tianguis a Acapulco, que se la quitaron el año pasado para volverlo “itinerante”. En Acapulco, el empresario Miguel Torruco, afirmó que el modelo turístico impulsado en este sexenio panista se agotó porque se privilegió una política en la materia llena de insensatez, ocurrencias y frivolidad. El evento se realizó en el auditorio Teotihuacán del Centro de Convenciones de este destino turístico, que vivó su época de esplendor en las décadas de los sesenta y setenta, y hoy luce abandonado por la falta de apoyo al sector, según Torruco. El empresario hotelero que fue propuesto por el candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, como secretario de Turismo en caso de ganar la Presidencia, destacó que esta “agria” situación turística cambiará dentro 224 días, los que faltan para la toma de posesión del tabasqueño –el 1 de diciembre--, a quien llamó “el próximo presidente de México”. En esta zona turística, divida en tres zonas: la tradicional, la dorada y diamante, Torruco destacó que desde hace 20 años se ha perdido 90% de la derrama económica relegando la calidad turística a segundo grado. En pocas palabras, dijo, el sector “no responde a las demandas del consumidor”. “Se aplicó una política turística que apartó a la Iniciativa Privada a cambio de privilegiar apoyos a instituciones comerciales, convenios o cuotas a personajes determinados a cambio de la adulación” al gobierno en turno, indicó. Por eso, dijo, se necesita un cambio, para evitar obras turísticas inconclusas como las abandonadas a medio construir en Huatulco, Loreto, Escalera Náutica o Esquinapa. “Necesitamos un verdadero renacimiento”, enunció y dio a conocer un plan de diez puntos presentados a López Obrador como propuesta de campaña, entre los que incluye reestablecer el tianguis turístico cancelado desde hace dos años. El decálogo turístico elaborado por pequeños y medianos empresarios, entre los que destacó Jorge Moya, representante de la Cámara Nacional de la Industria Aérea, director en México de la empresa salvadoreña Transportes Aéreos del Continente Americano (TACA), socia fundadora de Volaris, la cual pretendía quedarse con las rutas a Estados Unidos operadas por la casi extinta Mexicana de Aviación. Las propuestas Torruco enlistó el decálogo para revertir la crítica situación del sector aéreo: Declarar al turismo una prioridad; armar una normatividad para fomentar el empleo; desarrollar 50 plazas de vocación turística en Loreto,. Huatulco e Ixtapa; reestructurar Fonatur; reorganizar el consejo de promoción turística; combatir la corrupción; beneficiar a la industria restaurantera; construir un nuevo aeropuerto en Tizayuca, Hidalgo; un tren por la Riviera Maya, recuperar la importancia de Acapulco como centro turístico. En Acapulco de Juárez, cabecera municipal que fue rebautizada así el 27 de junio de 1873 3n homenaje al recién fallecido presidente Benito Juárez, el candidato presidencial reactivar el Tianguis Turístico que es itinerante desde el año pasado, proyecto promovido precisamente por Torruco.

Comentarios