Detienen, golpean e incomunican a reportero que denunció intimidación de autoridades

miércoles, 2 de mayo de 2012
COLIMA, Col. (apro).- Después de 17 horas de encierro e incomunicación en los separos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), esta mañana salió libre el reportero Sergio Uribe Alvarado, quien fue detenido la tarde del martes mientras cubría un operativo policial en la colonia Fátima de esta ciudad. Uribe Alvarado, quien se encarga de la fuente policiaca para el Diario de Colima, participó el lunes 30 en una protesta de comunicadores colimenses por el asesinato de Regina Martínez, corresponsal de Proceso en Veracruz. En el marco de esa manifestación, el reportero colimense denunció públicamente que en los últimos meses ha sufrido actos de intimidación por parte de policías, marinos y militares durante coberturas de actos de violencia. La detención del informador colimense fue realizada alrededor de las 18:00 horas por agentes de la Policía Estatal Acreditable, quienes lo entregaron a la PGJE, bajo acusaciones de “ultrajes a la autoridad”. Según la versión de la Procuraduría local, Sergio Uribe violó el cerco perimetral de seguridad y supuestamente golpeó, con una cámara colgada al cuello, a una agente del Ministerio Público. En un inusual comunicado de prensa dado a conocer después de casi un mes de no emitir alguno por la “veda electoral”, la PGJE aseguró que el reportero detenido también insultó y ofendió verbalmente a varios agentes, entre ellos a una mujer policía. Desde la noche del martes 1, los familiares de Uribe intentaron que la PGJE les permitiera hablar con él, pero les fue negado el acceso. Más tarde, sólo pudieron verlo unos minutos gracias a la intervención del presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC), Roberto Chapula de la Mora, quien invocó la figura legal de “exhibición de personas” para lograr la entrevista con el detenido. Tras su liberación luego del pago de una fianza de 3 mil pesos, cerca del mediodía de este miércoles Sergio Uribe rechazó los cargos formulados en su contra, sobre todo el de haber golpeado con su cámara a la agente del MP, aunque reconoció haber proferido algunos insultos contra los agentes que lo detuvieron. Denunció que cuando fue aprehendido, estando esposado los agentes lo golpearon en la cabeza y espalda, además de que antes de ingresar a los separos fue vejado por el personal de la PGJE. En las instalaciones de la Procuraduría, el reportero fue obligado a desnudarse totalmente y realizar cinco “sentadillas”, con el pretexto de determinar si traía algún objeto o sustancia en su cuerpo. A las 14:00 horas, acompañado por familiares y un grupo de reporteros, Uribe Alvarado se presentó en las instalaciones de la CDHEC para ratificar la queja presentada verbalmente la noche anterior, en el momento que fue visitado en los separos por el ómbudsman colimense. El titular del organismo humanitario, Roberto Chapula, declaró que la detención del reportero constituye un grave atentado contra la libertad de expresión, el derecho a la información y la libertad de prensa. Aclaró que los argumentos de las autoridades para justificar la detención de Uribe no son suficientes para configurar el delito que se le adjudica, por lo que estimó que se trata de un caso de represión periodística. Chapula de la Mora anunció que después de la ratificación de la queja, la CDHEC solicitará a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y a la PGJE el envío de los expedientes sobre este caso, así como los informes sobre los hechos para, posteriormente, pasar a otras etapas de la investigación de la denuncia. Por su parte, el gobernador Mario Anguiano Moreno negó que se hubiesen violado los derechos humanos del periodista, y justificó la actuación de las autoridades policiacas argumentando que Uribe Alvarado no respetó las áreas reservadas durante el operativo. “Hubo una serie de insultos y entonces se tuvo que actuar en apego a las disposiciones legales”, aventuró. Cuestionado si esa será la tónica de su gobierno contra los reporteros que cubren operativos de la policía, Anguiano lo negó y dijo que “cuando los periodistas han respetado, no ha habido un solo problema… mientras se den los cuidados y haya la atención de los periodistas, jamás van a ser molestados”. También rechazó que la detención de Sergio Uribe haya sido motivada por el encono existente entre su administración y el periódico en el que labora el reportero. Sobre el hecho de que el detenido fuera obligado a desnudarse en las instalaciones de la PGJE, el gobernador dijo que se hará “un análisis muy a fondo para saber si el trato que se le dio está en función de lo que establecen los protocolos y procedimientos y, si hay un solo acto donde hayan ocurrido violaciones a disposiciones legales sobre el procedimiento, no les quede duda que se va a sancionar”.

Comentarios