Dos estudiantes de NL asaltan la preparatoria donde estudiaban

martes, 29 de mayo de 2012
MONTERREY, N.L., (apro).- Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) detuvieron a siete jóvenes como presuntos responsables del asalto perpetrado en la preparatoria Centro de Estudios Regiomontanos del municipio de Guadalupe, registrado el pasado 16 de mayo. Entre los detenidos, se encuentran dos alumnos de la institución que, por tratarse de menores de edad, no fueron presentados a la prensa. El resto de la banda estaba compuesta por los hermanos Víctor y Alejandro Armendáriz Sánchez, éste último mejor conocido como El Negro, de 20 años; Michele Efendy Armendáriz Sánchez, El Michel, de 18; Javier Sifuentes Vázquez, El Javi o El Pelón, Juan Edgardo Moreno Torres, El Munga, Édgar Ramiro Corona Cantú, El Cuca, de 19 años los tres últimos. La policía identificó a uno más, apodado El Picus, quien se encuentra prófugo. Jorge Domene Zambrano, vocero de la AEI, informó en conferencia de prensa que el día de los hechos, a las 10:30, una banda de asaltantes enmascarados sometió a un grupo de estudiante, y dos directivos del plantel, y se llevaron dinero en efectivo y bienes que despojaron a las personas sometidas, así como equipo de cómputo de la institución privada ubicada en el 1318 de  la avenida Benito Juárez, colonia Hacienda de ese municipio metropolitano. Además, detalló que ninguno de los detenidos tiene antecedentes penales. Los menores Giovani de Jesús y Gerardo Gabriel, de 17 y 15 años, respectivamente, estudiantes del CER, fueron puestos a disposición de la justicia para adolescentes de Nuevo León. El vocero explicó que el 22 de mayo fue detenido El Javi, después de una minuciosa investigación y que el confesó su participación en el asalto y denunció a sus cómplices. El Javi explicó que el 15 de mayo tuvo una convivencia con los hermanos Armendáriz Sánchez y ahí surgió la idea de perpetrar el atraco. Los hermanos estudiantes del plantel aportaron dos pistolas, una 38 super y otra 38 especial y una camioneta Durango, propiedad de su padre para la huida. También proporcionaron información sobre el movimiento interno del plantel, mientras ellos se hicieron pasara como víctimas. Al ser detenidos se les decomisaron dos armas así como la camioneta. El vocero hizo un llamado de atención a los padres de familia y maestros para que observen el comportamiento de sus hijos, pues consideró preocupante que dos menores estudiantes, sin antecedentes delictivos, participaran en este ilícito.

Comentarios