Reconoce EPN desencanto de mexicanos frente a políticos

jueves, 31 de mayo de 2012
MÉRIDA, Yuc. (apro).- Enrique Peña Nieto, candidato de la coalición PRI-PVEM a la Presidencia, reconoció el desencanto que la política provoca hoy entre los mexicanos pues ésta se ha convertido “en una expresión tan desgastada, tan vapuleada y vilipendiada” que “ha distorsionado lo que son sus alcances y deberes”. Por ello, durante su intervención en el Encuentro Regional por el Futuro de México de la Fundación Colosio, destacó la necesidad de que, a partir del 2 de julio, quien gane la Presidencia deberá convocar a todos los mexicanos a la unidad para impulsar las transformaciones que el país demanda. “Para que en armonía, en unidad y cohesionados, y privilegiando nuestras coincidencias, demos paso al cambio que hoy México exige para llevarlo a mejores condiciones, y hacer un México de más y mejores oportunidades para todos los mexicanos”, añadió. Frente al senador Manlio Fabio Beltrones; el líder de la Fundación Colosio, César Camacho; el exdirigente nacional del PRI, Mariano Palacios Alcocer, y candidatos de la entidad, entre otros priistas de esta entidad, Campeche, Quintana Roo y Tabasco reunidos en el evento, que tuvo como sede el hotel Hyatt, Peña Nieto admitió: “Debiéramos los políticos reivindicar el valor que tiene la política, cuando hemos hecho de ella realmente un mecanismo para los desacuerdos, las diferencias, los enconos y la ausencia de los consensos y de los acuerdos que justamente nos lleven realmente a tomar decisiones que impulsen acciones para que México pueda estar mejor”. Reiteró que los mexicanos están desencantados de lo que los políticos han hecho con la democracia que tantos años llevó construir, “y que hasta hoy no se ha traducido en resultados y mayores beneficios” para el pueblo. En ese sentido, dijo que el reto “es muy claro: ¿Qué hacer? ¿Cómo lograr que esta condición democrática que hemos alcanzado y que no es patrimonio de partido político alguno, ni de gobierno alguno, sino que es un patrimonio de todos los mexicanos, que nuestro sistema democrático, que este modelo político se traduzcan en beneficios para la sociedad?”. Sin embargo, lo que es una constante en la historia, agregó, “es el cambio, el cual nos lleva justamente a hacer de lo que hoy tenemos un cambio para bien, positivo, a partir de entender el México democrático que hoy tenemos, en el que hoy vivimos”. También sostuvo que una actitud democrática es respetar la diversidad y la pluralidad, las distintas expresiones, los distintos pensamientos, “pero que a partir de la coincidencia de objetivos, podamos trazarnos un rumbo”. Más adelante, planteó la necesidad de buscar “un gobierno eficaz” que materialice acciones, derechos, beneficios y principios constitucionales para que la Carta Magna “pase de ser sólo letra muerta o declaración de anhelos, a derechos reales para cada mexicano”. El tema central del debate, señaló, debiera ser cómo hacer más eficaz al Estado mexicano y la relación entre poderes, “más allá de dogmas, de ideologías, de intereses partidarios”. Asimismo, aceptó que el desencanto “que hay en la mayoría de los mexicanos por nuestra democracia” se ve hoy reflejado “en las distintas voces que hoy se hacen escuchar, que se alzan y se levantan precisamente ante lo que no observan y frustra sus anhelos”. Por eso ofreció que, de llegar a la Presidencia, su gobierno será “democrático” y “plenamente respetuoso de la libertad de manifestación”. Sin duda, reconoció, “el regreso de la opción política al gobierno que represento, para algunos sectores, genuinamente despierta suspicacia y duda sobre cómo habrá de ejercerse el poder presidencial y lo que he postulado y en lo que me he comprometido, que es ejercer una presidencia democrática, y no sólo porque lo postule o esté en el compromiso que he formulado ante la sociedad mexicana en el marco de esta competencia democrática”, comentó. “Lo está porque sin duda México ha experimentado un cambio cultural y soy parte de una generación que se formó y que creció precisamente en la conformación de un México democrático”. Antes, en un mensaje que dirigió en un desayuno que sostuvo con empresarios de diversos sectores en Quintana Roo, Peña Nieto pidió al pueblo mexicano que decida su voto a partir de la razón y no de las emociones. “Es oportuno que los mexicanos escuchen las opciones, y que juzguen no a partir de la emoción, no se debe decidir con las emociones, lo que debe decidir el pueblo de México es a partir de la razón y de pensar a conciencia qué se quiere para México y quién le da una mejor oportunidad, una mayor garantía de que estos postulados y que estas metas se vayan a lograr realmente”. Y reiteró, ante los empresarios que acudieron al encuentro realizado en el hotel Moon Palace de la Riviera Maya, que el voto sea “razonado, pensado para que realmente permita que México pueda transitar a mejores condiciones”, y enseguida pidió a sus simpatizantes convencer a más gente de votar por él. En entrevista posterior, en la que fue cuestionado sobre su retroceso en las encuestas y el ascenso de su contrincante por los partidos de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, Peña Nieto culpó de esa situación a la “guerra sucia” de que dijo ser objeto y sostuvo que “la encuesta de veras, y a la que nos vamos a someter,” será la del domingo 1 de julio. “Veo varias encuestas, y realmente, sin duda, son un buen referente, pero nada más, no voy más allá”, expresó. “Estoy haciendo camino, estoy trabajando, sigo haciendo una campaña de intenso contacto con la gente, de buscar el encuentro, de convencer con mi propuesta. Y pues vamos a someternos a la encuesta más importante, la del 1 de julio”. “Me voy muy animado, estoy verdaderamente muy animado y realmente muy contento de estar entrando ya a esta recta final de esta competencia, donde yo espero lograr el respaldo mayoritario de la sociedad mexicana”, recalcó. Dijo que “esta es una campaña que está dando oportunidad a que la sociedad conozca quién es cada uno de los candidatos, qué proponen, qué queremos hacer para el país, pero también de presentarnos con nuestras cartas credenciales: con nuestra historia, con lo que hemos tenido en nuestra trayectoria política y pública. Y, bueno, pues serán los mexicanos quienes decidan”, afirmó. Y recalcó que no caerá en las provocaciones de sus oponentes, “porque no me preocupan, y no me voy a distraer en darles respuesta”. Sobre el acuerdo de civilidad entre partidos políticos, dijo que éste ayudaría a evitar la violencia en el marco de la contienda ahora que entró en la recta final”.  

Comentarios