Muere niño en hospital de Veracruz; entregan su cuerpo en un bote de plástico

lunes, 6 de agosto de 2012
Xalapa, Ver. (apro).-La familia Rodríguez Rodríguez del Puerto de Veracruz acusó negligencia e irregularidades en los médicos del Hospital Regional de Veracruz, denominado de alta especialidad (nivel 3), luego de que uno de los dos gemelos que Martha Luisa Rodríguez de 16 años dio a luz el pasado domingo fue declarado muerto en circunstancias extrañas. El padre, Carlos Rodríguez Caso de 25 años y quien vivió la tragedia en las afueras del quirófano del nosocomio porteño, explica: “Un médico me dijo que ya había fallecido y el otro que estaba estable; después me entregan en una botella de plástico el feto de mi hijo y me dicen que me lo llevará a mi casa, que lo trajera el lunes (hoy), para que le hicieran estudios, para dictaminar de que murió”. Tanto en el padre Carlos Rodríguez, como en los familiares de Martha Luisa sólo cabe una definición para la muerte de uno de sus gemelos: Negligencia e irregularidad. En la explanada del Hospital Regional de Veracruz, el padre del bebé muestra la botella de plástico a los reporteros, en donde se transparenta el feto del menor, que yace entre el formol y pese al sellado de cinta adhesiva, ya despide olores que evocan a la muerte. En la capital del estado, el Secretario de Salud del Gobierno del Estado, Pablo Anaya Rivera, diputado local del PRI con licencia ordenó “una investigación interna” para averiguar si el personal tiene alguna responsabilidad en los hechos. Horas después, sobre la tarde-noche de este lunes, Anaya Rivera anunció en un comunicado el cese de “un médico residente”, del cual no proporciono datos generales, del cual condenó su falta de sensibilidad y el incumplimiento de un procedimiento de manejo interno en el Hospital. “El residente cometió una irresponsabilidad y falta de profesionalismo en agravio de una paciente y su familia; el área de tococirugía intervino a una paciente de 16 años de edad, con 39 semanas de gestación, que presentó una toxemia grave que la mantiene en terapia intensiva, la preclampsia (sic) complicó el embarazo, por lo que se practicó una cesárea, obteniendo un producto vivo con alto grado de desnutrición de un kilo 130 gramos y un producto que había muerto desde hace varias semanas en el útero de la paciente”. Pero Rodríguez Caso no quedó satisfecho con la explicación. Detalló a los reporteros que desde el fin de semana, su joven esposa, Martha Luisa Rodríguez ingresó al área de partos del hospital porteño para dar a luz a unos gemelos, mismos que periódicamente fueron examinados en este mismo hospital, para verificar el desarrollo de la gestación. “Primero me dicen que están en buen estado, aunque bajos de peso, uno pesaba un kilo 300 gramos y el otro un kilo 200, horas después, salen paramédicos o doctores, los cuales nunca les vi identificación alguna para informarme que uno de los pequeños había nacido muerto y que tenía 17 semanas de fallecido dentro del vientre materno”. La familia Rodríguez Rodríguez, de bajos recursos, pues viven en la colonia Vergel del Puerto de Veracruz, consultó con otros doctores del hospital, en donde un ginecólogo del mismo nosocomio les explicó que eso no es posible, que un feto dure 17 semanas muerto dentro del vientre materno. Hoy lunes, mientras la indignación, el coraje, la impotencia era subyugados por el dolor y el luto, Carlos Rodríguez hizo caso a los doctores y llevó el feto de su hijo –aun dentro de la botella de plástico- al departamento de patología para los estudios que sugirieron los doctores. Al llegar ahí, el personal lo condiciono, “o pagaba 190 pesos o no me lo recibirían”, explica Rodríguez Caso quien agrega que aunque ya habían pasado más de 24 horas, la Agencia del Ministerio Público, que se encuentra instalada a un costado de dicho nosocomio, aun no podía dar fe del fallecimiento. “Ayer no me dejaron pasar a verlos (a los gemelos); hay varias cosas que no cuadran (sic), ayer también, mientras a mí me tenían con las dudas, otra familia vino, una señora embarazada, después me enteré que aquí fallecieron tanto la señora como el hijo”. Mientras la familia Rodríguez explica los pormenores de las irregularidades y la negligencia, hay gente que también tiene familiares hospitalizados en dicho nosocomio y confían a reporteros, que en fin de semana no hay doctores titulares en el Hospital Regional, pues descansan en su totalidad, dejando encargado todas las tareas a los pasantes de medicina.

Comentarios