Ve Nava trasfondo electoral detrás de las acusaciones en su contra

miércoles, 15 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El expresidente nacional del PAN, César Nava, salió del ostracismo después de que se dio a conocer que Petróleos Mexicanos (Pemex) presentó una denuncia en su contra en una corte de Nueva York por el presunto delito de conspiración criminal para defraudar a la paraestatal. Anoche, luego del escándalo desatado por la publicación del diario Reforma, el panista difundió una carta a la opinión pública en la que niega su participación en la supuesta conspiración. Incluso, señaló que su desempeño como abogado general de la paraestatal se guió siempre con los principios de “legalidad, honradez, imparcialidad y profesionalismo”. El también exdiputado federal argumentó que estuvo en Pemex como abogado general de octubre de 2001 a octubre de 2003, y que los presuntos pagos ilegales realizados por particulares a funcionarios de la paraestatal se habrían hecho en 2004. Y pretender ligar esos hechos con su gestión en 2002, reviró, “rebasa y contradice la más elemental lógica, por lo tanto, censuro categóricamente que se me pretenda vincular con esos supuestos actos de corrupción”. Es más, aseguró que su labor en la paraestatal estuvo auditada tanto por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) como por la Secretaría de la Función Pública (SFP). “Pretender ensuciar mi reputación y asociarme con posibles hechos ilícitos presuntamente cometidos por particulares y servidores públicos, sólo puede obedecer a una lógica ajena a la recta procuración de justicia”, acusó el exlíder panista. En declaraciones al noticiero Primero Noticias llevó el caso a la arena electoral al comentar que las acusaciones en su contra responden a intereses políticos y son una cortina de humo ante la próxima jornada electoral del 7 de julio. “Estamos en medio de 14 elecciones locales. Tres años después de mi dirigencia como líder del PAN, cuando empujamos las alianzas entre partidos, ahora tres años después vuelven a formarse las alianzas y curiosamente salen estas acusaciones, que para mí son una cortina de humo que pretende desviar lo importante para dañarme a mí y al Partido Acción Nacional”, puntualizó. Según Nava, uno de los hombres más cercanos al expresidente Felipe Calderón, los hechos presentados en la demanda de Pemex sucedieron en 2004, y se está “tratando de jalar” este hecho hacia una fecha anterior. Además, dijo, es absurdo que se le implique en una supuesta conspiración, dado que no conoce a los otros miembros que también aparecen en la demanda: el empresario Jaime Camil y el exdirector jurídico de Pemex Refinación, Luis Enrique Bouchot. “Lo niego categóricamente y, si es necesario, lo comprobaré ante las autoridades correspondientes”, afirmó. De acuerdo con la denuncia, el exsecretario particular de Calderón ordenó en mayo de 2002 a una subordinada abstenerse de cobrar dos cartas de crédito por 102.8 millones de dólares, que servirían para compensar violaciones contractuales. La empleada Lucía Munive había viajado a Seúl, Corea del Sur, con el propósito expreso –según la demanda– de cobrar las cartas de crédito, pero, tras aterrizar, fue abordada en el aeropuerto por un mensajero. “El mensaje señalaba que, debido a nuevas instrucciones de Nava Vázquez, Munive no debía cobrar las cartas de crédito; de hecho, se le advirtió que si intentaba hacerlo, no sólo sería despedida, sino que sería perseguida penalmente”, afirmó Pemex Refinación en un documento con el que amplió una demanda por 500 millones de dólares que presentó en diciembre pasado. Nava aseguró que cuando él dejó el cargo en Pemex las cartas se encontraban vigentes, por lo que podían ser cobradas. No existió ningún daño patrimonial para Pemex, insistió.

Comentarios