Ejidatarios acusan amenazas por no ceder tierras a padre de Juan Camilo Mouriño

martes, 21 de mayo de 2013
CAMPECHE, Camp. (apro).- El presidente del Movimiento Campesino Tierra y Libertad de Lerma, Pedro Celestino May Can, denunció hoy en el Congreso local que él y otros integrantes de esa agrupación de ejidatarios fueron amenazados de muerte por negarse a ceder sus tierras al empresario español Carlos Mouriño Atanes, padre del extinto Juan Camilo Mouriño Terrazo, para su proyecto inmobiliario Campeche Country Club. Para hacer realidad su sueño del Country Club, Mouriño Atanes, dueño también del equipo de futbol español Celta de Vigo, presuntamente hizo valer sus influencias en las dependencias federales para apropiarse de las tierras del ejido Lerma, en las postrimerías del calderonato. De este modo, aseguraron, se hizo de 9 mil 685 hectáreas por las que pagó aproximadamente 40 centavos por metro cuadrado, que ahora él revende en 288 dólares. Así, el ejido quedó reducido a sólo 400 hectáreas, de las que también se intenta apoderar para construir un estadio de futbol. Atemorizados, May Can, Benito Dzul Salazar, Candelario Dzul y Guillermo Can Cahuich, ejidatarios de Lerma que se niegan a entregar a Mouriño Atanes las 400 hectáreas que aún conservan, exigieron a los diputados locales, al gobernador Fernando Ortega Bernés y al procurador Renato Sales Heredia poner atención a su caso pues, aseguraron, ya hubo atentados contra sus vidas. “Traemos el dolor de la gente a la que verdaderamente este señor, don Carlos, ha despojado de sus tierras, aprovechándose de la miseria y necesidad del campo, y no hay autoridad que lo frene, no hay quién se interese en defender a un pueblo que gime de hambre”, dijo May Can. Y denunció que en la última semana ya le han incendiado en tres ocasiones su rancho y le han matado sus reses. Denunció que el 17 de mayo recibió amenazas de muerte por negarse a  vender sus tierras, por las que además sólo le ofrecen 250 mil pesos. “Como me he negado me han sacrificado reses, me han incendiado el rancho para que lo abandone y hoy vivo atemorizado por defender un ejido, a mi pueblo que es Lerma. ¡Quiero justicia! ¡Ya me quemaron el rancho!”. Ese mismo día le quemaron su predio. “El primer incendio fue el 17 de mayo a la una de la tarde, los responsables llegaron en una ranger gris; el segundo incendio fue el sábado, los incendiarios aparecieron en una Dodge nueva del año a las cuatro de la tarde, y el tercer incendio fue el domingo a las 3 de la tarde”, detalló. “¡Era gente armada! ¡Pido la protección de mi vida al señor gobernador, se los suplico, porque si no este líder va a desparecer, porque estoy bien amenazado, mi vida corre peligro”, clamó. Y responsabilizó a Mouriño Atanes de lo que pudiera pasarle a él, a sus familiares y al resto de los integrantes de la agrupación por negarse a ceder sus tierras.

Comentarios