Emplazan a Aguirre a aportar pruebas sobre presuntos narcoalcaldes

martes, 28 de mayo de 2013
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El presidente estatal del PRD, Carlos Reyes Torres, emplazó al gobernador Angel Aguirre a proceder, en caso de contar con pruebas, en contra de alcaldes vinculados con bandas del narcotráfico. El dirigente partidista calificó como “irresponsable” hacer un señalamiento sin sustento alguno, si el mandatario tiene pruebas “está obligado a actuar”, retó. Reyes Torres advirtió que no permitirán que el gobernador “politice” un tema relacionado con la inseguridad que prevalece en la entidad y que en las últimas semanas se ha agudizado en la zona norte, donde los alcaldes imploran ayuda oficial porque simplemente no pueden confrontar a la delincuencia. “Vamos a defender a nuestros alcaldes”, expresó el líder estatal del PRD en entrevista con Apro, “pero si existen pruebas seremos respetuosos de la actuación del gobierno”, acotó. El lunes 27, Aguirre Rivero señaló –sin dar nombres– que “ciertos alcaldes” estarían vinculados con la delincuencia organizada, y por ello los exhortó a deslindarse de ese tipo de acciones; de lo contrario, advirtió, junto a la Federación actuaría “sin ningún temor y de manera resuelta”. Aguirre lanzó esta advertencia cuando se le preguntó sobre el caso que dio a conocer Apro este domingo 26, cuando el alcalde perredista de Cuetzala del Progreso, Feliciano Álvarez Mesino, reveló que en abril fue retenido, golpeado y amenazado por el narco. El edil también denunció que hace un mes un grupo de 40 hombres armados irrumpió en la cabecera y se llevó por la fuerza a 10 policías; de ellos, dos fueron encontrados ejecutados y el resto sigue desparecido, por lo que actualmente no cuenta con policía municipal. Por esa situación, Álvarez Mesino declaró a Apro que analizaba la posibilidad de dejar el cargo debido a que no ha recibido apoyo del gobierno estatal. Al respecto, Reyes Torres dijo que los perredistas “están preocupados” por los señalamientos que hizo ayer el gobernador Aguirre durante una gira de trabajo en el balneario de Zihutanejo, en la región de la Costa Grande. También recordó que desde febrero los alcaldes perredistas de Apaxtla de Castrejón y Cuetzala del Progreso, Efraín Peña Damacio y Feliciano Álvarez Mesino, respectivamente, habían solicitado ayuda a la dirigencia estatal del PRD porque ambos estaban siendo “presionados fuertemente por el narcotráfico”. La dirigencia estatal del PRD intercedió ante el gobernador Aguirre y autoridades federales, quienes se reunieron a mediados de febrero con los ediles y donde se acordó reforzar la seguridad en esa zona, acotó Carlos Reyes. No obstante, el dirigente partidista dijo que “desconozco cuál fue la actuación de las autoridades y si al final los alcaldes presionados cedieron en las peticiones del narcotráfico”. Además, calificó como delicada la situación que se vive en la zona norte donde, alertó, existe una disputa del territorio entre dos grupos delincuenciales que los reportes oficiales identifican como La Familia y Guerreros Unidos. Por ello, hizo un llamado al gobernador Aguirre para que “aproveche” su amistad con el presidente Enrique Peña Nieto con el propósito de “ayudar a Guerrero” a encarar la inseguridad y violencia. No obstante, condenó que se “politice” el reclamo de los alcaldes perredistas para actuar contra ellos, pues éstos únicamente están pidiendo apoyo para enfrentar a la delincuencia. En este sentido, reiteró: “Vamos a defender a nuestros alcaldes que están siendo presionados por los grupos criminales, pero si el gobierno estatal toca a un edil perredista, tendrá que ser con pruebas y no con declaraciones o por motivos políticos”, advirtió el dirigente del PRD.  

Comentarios