Se rompe el diálogo en la UNAM

jueves, 9 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F., (apro).- Entre descalificaciones cruzadas, se canceló el diálogo que sostendrían esta tarde autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y estudiantes del plantel Naucalpan del Colegio de Ciencias y Humanidades para resolver los desacuerdos que derivaron en la toma del edificio de Rectoría durante 12 días. Pactado para las 13 horas en el auditorio Alfonso Caso de Ciudad Universitaria (CU), el encuentro que sería público no pudo realizarse por diferencias en la negociación previa: las fechas para establecer las 14 sesiones previstas para discutir la actualización al plan de estudios generaron el nuevo conflicto. Los jóvenes propusieron llevar la discusión a agosto, argumentando que las autoridades universitarias pretendían entablar el diálogo entre hoy y el 14 junio, temporada vacacional para los CCH, con la intención de evitar la participación de la comunidad estudiantil. “No creemos que sea congruente que se den esos diálogos en un calendario académico que ya se terminó. Creemos necesario que se den dentro del calendario académico porque ésta es una discusión académica y se tiene que involucrar a la comunidad. Ellos dicen que perder clases es una pérdida de tiempo, pero los foros que según ellos ya llevaron a cabo fueron en horarios de clase. ¿Por qué éstos no? ¿Por qué se cierran?”, dijo una joven a la puerta del auditorio, dirigiéndose a la comunidad universitaria, ante la ausencia de las autoridades académicas. Y siguió: “Avanzamos en algunas propuestas. Sin embargo, el problema es y sigue siendo la fecha. Hay un disenso muy fuerte. No nos estamos cerrando. No necesitamos de una instalación. Vamos a seguir este trabajo con autoridades o sin ellas. (…) La raíz del problema reside en la incapacidad que ellos tienen para relacionarse con la comunidad y así construir el avance de un proyecto educativo democrático e incluyente”, dijo en representación de los estudiantes, entre los cuales se encontraban algunos de los expulsados por golpear a personal de vigilancia de su plantel el primer día de febrero, y ocupantes de la rectoría durante la toma. Esta vez ninguno cubrió su rostro y reiteraron la demanda de reinstalar a los seis expulsados. Los jóvenes recordaron que desde el año 2012 se dio a conocer la “reforma educativa” en la UNAM a nivel bachillerato y en los CCH, “atentando contra el proyecto original de la educación de calidad para el pueblo, siguiendo lineamientos políticos y económicos de organizaciones internacionales como la OCDE. Los inconformes también denunciaron haber sido objeto de innumerables ataques mediáticos, calificándolos de vándalos y seudoestudiantes. “Los medios de comunicación han fingido como arma de asalto a la verdad. Han creado un desprestigio generalizado contra el movimiento estudiantil”, dijeron en un ambiente de hostilidad contra la prensa que estalló cuando un camarógrafo los llamó “piojosos”. También se pronunciaron en contra de las medidas “represivas” de seguridad que se instauraron en los CCH, “como la instalación de cámaras de seguridad, métodos de espionaje a los estudiantes organizados y amedrentación por parte de grupos porriles que trabajan para las autoridades educativas”. Por su parte, al terminar el posicionamiento de los jóvenes, el abogado general de la Universidad, Luis Rául González Pérez, citó a una improvisada conferencia de prensa en otro extremo de “las islas” de CU. Ahí leyó el comunicado oficial, en el que aseveró que fue por la “intolerancia” del grupo inconforme que las negociaciones no llegaron a buen término, “pese a que señalaban que tenía argumentos listos para iniciar el debate”. El abogado recordó que el 19 de abril, “día en que el grupo violento tomó la Torre (de Rectoría)”, ya se realizaban foros de discusión sobre la actualización al plan de estudios de los CCH, “con la presentación de más de mil ponencias y la participación de casi siete mil estudiantes, académicos y trabajadores”. También dijo que las fechas para este diálogo habían sido previamente pactadas y que, como se había ofrecido, “representantes de alto nivel de la Rectoría” habían estado dispuestos para el encuentro de esta tarde, e informó que el próximo 14 de mayo se reunirá una nueva comisión preparatoria para intentar instalar una mesa de diálogo el jueves 16. Al final, un grupo de estudiantes de los planteles CCH Sur, Oriente, Azcapotzalco y Vallejo reclamaron no haber sido incluidos en los diálogos. “Supuestamente son para discutir el plan de estudios de todos los CCH, no sólo de Naucalpan. A ellos (los estudiantes del CCH Naucalpan) sólo les interesa lo que puedan conseguir para su beneficio, no el de la comunidad. Y a las autoridades sólo les importaba que liberaran rectoría, no solucionar el verdadero conflicto de los CCH”, dijo una estudiante que se dijo miembro de la Coordinadora de los CCH.  

Comentarios