Viaje complicado: accidentadas en Egipto casi pierden vuelo por deslave en la México-Querétaro

sábado, 1 de junio de 2013
LEÓN, Gto. (proceso.com.mx).- “Era muy linda mi hija, muy trabajadora, todas mis hijas muy buenas mujeres”, dice don José Guadalupe Muñoz, padre de las hermanas Fabiola, Celina y Leticia Muñoz Castellanos, quienes se accidentaron en un autobús turístico al sur de la península de Monte Sinaí, en Egipto. Leticia, de 51 años, fue una de las cuatro víctimas mortales en el camión donde viajaban 31 turistas mexicanos, de los cuales 18 fueron hospitalizados. Sus hermanas Fabiola y Celina resultaron heridas y están internadas, según lo poco que hasta el momento sabe la familia Muñoz. La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) le informó al padre de Leticia que los trámites para el traslado de su cuerpo a México llevarán por lo menos siete días, por lo que no le dieron una fecha exacta para que esté de regreso y darle sepultura. Don José Guadalupe no ha podido hablar con sus otras dos hijas que sobrevivieron al accidente. “Sólo me dijeron que Fabiola tiene fracturada la nariz y una descalabrada en la cabeza, no he podido hablar con ellas”, afirmó. Leticia Muñoz, dedicada como su padre y hermanos al negocio de las carnicerías –tenía una en el mercado Aldama– era madre de cinco hijos y realizaba este viaje con sus hermanas Fabiola y Celina para visitar Tierra Santa. “Ella con tanta ilusión ya comenzaba a pasearse, a disfrutar un poquito, pero nos tocó la mala suerte”, dijo don José Guadalupe, de 81 años, entrevistado en la carnicería de su propiedad, ubicada en uno de los mercados más populares de León. “Me vine como todos los días para distraerme porque no aguanto en la casa”, comentó. “Muy linda mi hija, muy trabajadora, como padre qué puede uno decir, sabe uno que tiene buenas hijas, muy buenas mujeres. Qué tristeza es perder un hijo y luego de esa manera”, indicó, a la vez que solicitó la ayuda del gobernador Miguel Márquez y del presidente de la República “para que traigan pronto a mi hija”. Agregó que el gobernador ya se comunicó con él en un par de ocasiones y le ofreció el apoyo del estado. Contó que sus hijas tuvieron complicaciones desde que iniciaron el viaje, puesto que el día que salieron rumbo al aeropuerto de la Ciudad de México les tocó el desgajamiento del cerro en la carretera México-Querétaro –a la altura de Tepeji del Río– y apenas pudieron alcanzar el vuelo. “Iban a Tierra Santa, pero como que yo no sentía bonito que ellas se fueran, mi corazón no me latía bonito, tenía ansiedad, angustia, se lo dije a mi esposa y a algunos amigos muy allegados, no me sentía a gusto. Pero ellas ya estaban decididas”. El gobierno del estado emitió un comunicado en el que da sus condolencias a los familiares de las hermanas leonesas. Asimismo, ofrece su apoyo a través del Instituto Nacional de Migración para establecer contacto con la SRE y auxiliar en los trámites que se requieran durante el traslado y atención médica a las dos lesionadas. También para agilizar la información sobre su salud a sus familias.

Comentarios