Pide Cué "tener mayor cuidado" con Liconsa, eje de la Cruzada contra el Hambre

viernes, 2 de agosto de 2013
OAXACA, Oax. (apro).- El gobernador Gabino Cué hizo un llamado a “las autoridades de Liconsa a tener mayor cuidado (en el funcionamiento de las lecherías) y, en caso de que por alguna razón se haya cerrado (la lechería de Santa Inés del Monte), se abra para que la gente no sienta que es una grosería”. Luego de que las autoridades de Santa Inés del Monte y beneficiarias se quejaron que “la lechería (que inauguraron la secretaría de Desarrollo Social, Rosario Robles, y el titular de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Leyva, el viernes 19) es una vaca flaca que no da leche, que fue una finta y sólo se buscó la foto”, Cué Monteagudo advirtió que “se tiene que tener mucho cuidado en estos detalles para que no generen desánimo (en la Cruzada Nacional contra el Hambre)”. Hizo hincapié en que “yo tengo la misma información con la que me quede cuando fui con la secretaria (Rosario Robles) a esa gira, pues yo entiendo que se aperturó y que continuó. Desconozco si sigue funcionando o no. Yo me quedé con que se había inaugurado”. El mandatario estatal insistió en que “se tiene que tener mucho cuidado en estos detalles para que no generen desánimo; yo sí tengo la esperanza de que este programa que están naciendo se pueda consolidar, no es una mala estrategia focalizar esfuerzos en municipios de muy alta marginación, eso se debió hacer desde hace mucho tiempo, ahora es un programa que inicia y que se irá perfeccionando”. Finalmente, el gobernador dijo desconocer cuántas lecherías operan en la entidad. “La verdad no sé cuantas lecherías operan en Oaxaca porque se trata de una dependencia federal”. Cabe mencionar que a 15 días de que Robles Berlanga dio el banderazo de arranque a la Cruzada contra el Hambre en Santa Inés del Monte, la lechería está sin funcionar y las unidades móviles de Diconsa tampoco operan. La lechería de Liconsa es una “vaca muy flaca porque no da leche”, se quejó el alcalde Santa Inés del Monte, Antonio Ramírez Reyes. Fue un “simulacro”, añadió el regidor de Salud, Gerardo Vásquez. “Todo fue un engaño, una mentira”, denunciaron las mujeres que analizan darse de baja del programa de Liconsa, considerado estratégico en la Cruzada Nacional contra el Hambre. La lechería Liconsa, se explicó entonces, beneficiaría a 50 familias y 87 personas, a quienes se les dotaría de mil 392 litros de leche al mes con una inversión mensual de 11 mil 832 pesos.

Comentarios