Mujeres en zonas rurales padecen pobreza y discriminación: CNDH

miércoles, 15 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reconoció hoy que las mujeres que viven en zonas rurales del país padecen marginación, pobreza, discriminación y precariedad en sus ingresos monetarios, lo que afecta el goce y ejercicio de sus derechos humanos, sobre todo a la alimentación, a la propiedad de la tierra, a gozar de una vivienda digna, a la educación y a la protección de la salud. En el marco de la conmemoración del Día Mundial de la Mujer Rural, el organismo resaltó que pese a que ese sector de la población contribuye en gran medida a la producción alimentaria nacional, persisten limitaciones legales y de usos y costumbres que las excluyen de la participación y toma de decisiones en el otorgamiento de recursos y financiamientos agrícolas. Según cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2014, de los 12.3 millones de mujeres de tres y más años que residen en localidades rurales, 2.2 millones hablan alguna lengua indígena, es decir, 17.7% de este grupo. Las lenguas indígenas más habladas por la población femenina rural en el país son: náhuatl, 24.0%; tzeltal, 8.2%; mixteco, 8.0%; tzotzil, 7.8%; maya, 6.1%; zapoteco, 4.4%; otomí, 4.2% y chol 4.1%. De acuerdo con el mismo reporte al segundo trimestre de este año, en las localidades rurales se concentra aproximadamente la quinta parte del total de la población económicamente activa del país (20.3%), es decir más de 10.6 millones de personas, de las cuales más de tres millones son mujeres de 14 años o más. De ese universo de población femenina el 94.5% es económicamente activa, mientras que 3.0% busca incorporarse a otra actividad económica. La CNDH refrendó su compromiso para vigilar el respeto a los derechos humanos de las mujeres rurales del país, en particular de los derechos relacionados con el acceso a los recursos agrícolas y al financiamiento que les permita desarrollar actividades productivas y obtener créditos para el campo como agricultoras.  

Comentarios