Piden que la SCJN atraiga caso de sentencia con tintes homofóbicos

viernes, 24 de octubre de 2014
México, D.F., (apro).- El 7 de julio de 2010, Oscar Manuel Ramírez Siordia, joven gay de 23 años entonces, encontró el cuerpo sin vida de su expareja en la recámara del departamento de la colonia Nápoles, en el Distrito Federal. Oscar Manuel notificó los hechos ante la policía y los familiares del occiso. Fue llevado ante el Ministerio Público en su calidad de testigo, pero después fue remitido por presunta culpabilidad, en medio de una mala defensa. En menos de un mes, el joven denunciante se convirtió en presunto culpable. El 3 de agosto fue detenido. Un mes después la policía capturó a Noé, joven sexoservidor de 19 años. En su declaración ante el Ministerio Público, Noé admitió que fue él quien golpeó, sometió en el suelo a la expareja de Oscar, y le robó su laptop y un celular. A pesar de esa confesión, en enero de 2012 la juez 49 penal del Distrito Federal determinó que tanto Oscar como Noé eran culpables de homicidio calificado, cometido en “ventaja”, con el agravante de “traición” y considerado de “carácter pasional”, basándose en estudios periciales “mal elaborados y sin cadena de custodia”, así como “interpretación indebida de la necropsia”, según la nueva defensa de Ramírez Siordia. Oscar Manuel fue condenado a 27 años y medio de prisión por un homicidio que él denunció y no cometió, alegaron sus familiares y sus abogados, quienes presentaron una demanda de amparo directo por violaciones al debido proceso y a los artículos 1, 14, 17 y 20 de la Constitución. El amparo fue turnado al Quinto Tribunal Colegiado de Circuito en Materia Penal en julio de 2014, considerando que hubo una “valoración indebida de pruebas, ilegal admisión de dictámenes periciales y discriminación y violación al principio de igualdad en razón de su orientación sexual”. Ante esta situación, la organización Letra S Sida, Cultura y Vida Cotidiana AC, y la Clínica de Interés Público del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), solicitaron el 7 de octubre a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) revisar el caso de Ramírez Siordia, y que la Primera Sala atraiga el expediente “para que las investigaciones estén libres de prejuicio por orientación sexual e identidad de género”. Hasta la fecha no hay respuesta de la SCJN ante la solicitud de que el caso sea atraído por su “carácter ejemplar” y por considerar las organizaciones promotoras que el máximo tribunal está en mejores condiciones para valorar la situación de Oscar “sin los prejuicios homofóbicos” que prevalecieron en el anterior tribunal.

Comentarios