Lamenta Cárdenas ausencia del PRD en marcha y minimiza agresión

jueves, 9 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- Cuauhtémoc Cárdenas minimizó la agresión de la que fue objeto ayer durante la manifestación en el Zócalo de esta ciudad para exigir la aparición con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Lo que sí lamentó fue la notable ausencia de su partido, el PRD, y de otros actores políticos. "Quienes tienen representatividad institucional, yo creo que tenían la obligación de hacer presencia, no sólo del PRD. Las causas como ésta, de defensa de la vida, son superiores a cualquier otra condición, objetivo o finalidad política", dijo. En declaraciones a Imagen Radio, el líder moral del PRD señaló que es grave que en una manifestación en la que se pide respeto a los derechos humanos, surjan hechos violentos e intolerantes. “Cuando hay una convocatoria abierta a la sociedad, a la población, se tienen que manifestar las personas, pero también las instituciones", subrayó. Es “muy grave”, dijo, que en una manifestación en la que se está pidiendo respeto a la vida, a los derechos humanos, surjan estos hechos violentos, intolerantes, sectarios. Pero lo más importante de todo, subrayó, es que aparezcan los normalistas y se sancione a los responsables de las desapariciones y de los asesinatos en Iguala. “Creo que habría que buscar que la ley se aplique con todo rigor y que sean presentados con vida los 43 estudiantes normalistas”, concluyó. Ayer, durante su participación en la marcha para repudiar la desaparición de los normalistas, Cárdenas Solórzano, Salvador Nava y el intelectual Adolfo Gilly fueron agredidos por manifestantes. Al arribar al Zócalo capitalino, los tres, junto con otras personas, intentaron avanzar hacia el templete, donde los padres, amigos y familiares de los normalistas desaparecidos y algunas organizaciones solidarias manifestaron su repudio. Aunque su participación en la marcha inició mucho antes, al intentar aproximarse al templete, por la calle 16 de Septiembre, una muchedumbre rodeó a Cárdenas y a sus acompañantes, mientras llovían botellines de agua, envolturas y otros objetos. La turba que rodeaba a los tres personajes avanzó y se abrió camino entre los contingentes, e impidió que aquellos se acercaran al templete y los forzaron a seguir por la avenida Pino Suárez. Al llegar a la esquina de esa avenida y de Venustiano Carranza, el líder moral del PRD y sus acompañantes intentaron frenar los ánimos, pero como respuesta les arrojaron un tambo anaranjado de señalización vial, así como conos preventivos del mismo color. En ese momento, Gilly, autor de La Revolución interrumpida, que caminaba a la derecha de Cárdenas, resultó descalabrado. Con la consigna “Ni PRI ni PAN ni PRD”, la muchedumbre mantuvo rodeado al también expresidente nacional perredista hasta que, forzado por las circunstancias, el grupo intentó salir por la calle República de Uruguay, donde las consignas continuaron. Mientras Cárdenas parecía decir algo, los gritos arreciaron: “Traidor”, “cobarde”, “culero”, “vendepatrias”, “tomen su Pacto por México”.

Comentarios