Piden a Peña plan de búsqueda de miles de migrantes desaparecidos

viernes, 28 de noviembre de 2014
MEXICO, D.F. (apro).- Integrantes del Movimiento Migrante Mesoamericano (M3) exigieron al gobierno de Enrique Peña Nieto crear un programa de búsqueda de indocumentados desaparecidos, y cesar las operaciones del Plan Frontera Sur, que es en los hechos una cacería de centroamericanos con fines de deportación. Este viernes, 43 madres y familiares de migrantes de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, así como activistas del M3, entraron a la Ciudad de México después de recorrer la ruta migratoria por Tabasco, Chiapas, Veracruz, Tlaxcala, Estado de México y San Luis Potosí en busca de sus seres queridos, desaparecidos en nuestro país, como parte de la décima Caravana de Madres Centroamericanas que este año tomó el nombre de “Puentes de Esperanza”. En rueda de prensa, representantes de organizaciones de familiares de migrantes centroamericanos denunciaron que el gobierno mexicano no está buscando a los indocumentados desaparecidos que, según estimaciones de activistas, suman entre 70 mil y 150 mil desde 2006, pues pone como requisito infranqueable la presentación de denuncias formales ante la PGR. Sobre el Plan Frontera Sur, Rubén Figueroa, del M3, abundó que cuando se lanzó el programa, “disminuyó en 70% el uso del tren conocido como ‘La Bestia’ por parte de los migrantes, pero no así el número de internamientos, que ahora se mueven por tierra y en camiones, poniendo en mayor riesgo su vida”. Álvaro Sandino, de Nicaragua, consideró “absurdo el requisito que pone el gobierno de Peña Nieto, pues ¿cómo van a venir 70 mil familias, por lo menos, cuyos seres queridos salieron de su país por problemas económicos o de violencia a poner denuncias a México?”. Sandino exigió al gobierno mexicano la eliminación de trabas burocráticas para buscar a los desaparecidos centroamericanos y reclamó que se incumplan los tratados internacionales de derechos humanos firmados por México. Lourdes Doniz, de Guatemala, denunció que los migrantes centroamericanos no son “sujetos a ningún tipo de registro, ni vivos ni muertos existen en este país; el gobierno mexicano, que no toma muestras de ADN de los cuerpos localizados en las rutas migratorias o en fosas clandestinas, está enviando a Centroamérica cenizas sin tener pruebas genéticas que confirmen a las familias que corresponden a sus seres queridos”. La activista agregó que el abandono hacia los migrantes es generalizado, incluso por parte de los representantes consulares de sus países de origen. “Hemos visitado cárceles donde hemos visto centroamericanos que no han recibido asistencia consular”, acusó. Anita Celaya, de El Salvador, rechazó que el Plan Frontera Sur “sea en beneficio de los migrantes, como lo ha dicho el gobierno mexicano, lo que se busca es detener a la gente para deportarla, están cazando a nuestra gente, y han tenido que buscar nuevas rutas en busca de llegar a Estados Unidos que los han puesto en mayor vulnerabilidad, dejándolos en manos del crimen organizado”. Celaya aseguró que mientras el gobierno mexicano persigue a indocumentados centroamericanos y los criminaliza, “sabe dónde están quienes secuestran, violan, matan, extorsionan y mutilan a nuestros familiares, y no hace nada por detenerlos”. Al señalar que lleva doce años buscando a su hijo Rafael, Anita Celaya destacó que, únicamente de El Salvador, su organización tiene un banco de datos genéticos de 258 personas ausentes, y que da seguimiento a 106 casos por homicidios y desapariciones en México. Juliana Montoya, madre de un joven hondureño desaparecido, exigió justicia al gobierno de México como paso libre a los migrantes, “porque van a Estados Unidos, no quieren vivir aquí”. Marta Sánchez, coordinadora del M3, aseguró que en la caravana de madres logró el reencuentro de dos migrantes con sus familiares, con lo que suman 200 centroamericanos localizados en México desde hace diez años que se lanzó la iniciativa del Movimiento por la búsqueda de migrantes desaparecidos. También puntualizó que en esta décima movilización por la búsqueda de centroamericanos no localizados, se realizó en paralelo con una Caravana Italiana para los Derechos de los Migrantes, que pretende visibilizar la tragedia migratoria en Europa.

Comentarios