Se atora en el Senado reforma política del DF; se discutirá hasta febrero

lunes, 15 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Por falta de consenso, la reforma política del Distrito Federal se quedó otra vez en la “congeladora” del Senado de la República. Cuando todo indicaba que este lunes, en la última sesión del periodo ordinario, pasaría el proyecto que se viene gestando desde la administración capitalina pasada, la división de opiniones entre los partidos frenó la iniciativa. Así, los legisladores deberán retomar la discusión hasta febrero próximo, cuando inicie el siguiente periodo ordinario de sesiones. Entre los principales puntos de desacuerdo en la sesión de este lunes estuvo la integración de una o dos asambleas: la Ordinaria y la Constituyente. Esta última se encargaría de redactar la Constitución de la Ciudad de México y sólo duraría tres meses en funciones. Las negociaciones se extendieron durante todo el día. Los legisladores del PAN y PRD manifestaron su acuerdo para que pasara así el dictamen a la Cámara de Diputados. Sin embargo, el PRI se mostró renuente al pedir que sólo fuera una asamblea. Ayer, las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, del Distrito Federal y de Estudios Legislativos del Senado aprobaron el dictamen que estaba atorado en el Senado desde hace un año. El dictamen fue elaborado por la Comisión del Distrito Federal y se aprobó poco antes de la medianoche sin discusión, aunque con cinco cambios y el acuerdo de votarlo en la sesión de este lunes, la última de este periodo ordinario. La discusión por los cambios se alargó por el tema del alcance de las alcaldías –en vez de delegaciones políticas— y la elaboración de la primera Constitución de la Ciudad de México. Sobre este último, se aprobó que se vote la integración de dos asambleas: La ordinaria, que trabajará de manera ordinaria durante los próximos tres años hasta el 2018. La segunda integrará un Congreso Constituyente que se elegirá en comicios extraordinarios en 2016, durará sólo tres meses y se encargará de redactar la Carta Magna de la Ciudad de México, que sustituirá al Estatuto de Gobierno del DF y convertirá a la ciudad en una nueva entidad. Los integrantes de dicho Constituyente serán elegidos y podrán presentar iniciativas sobre la Constitución capitalina, facultad que también tendrá el jefe de gobierno local. Según el dictamen aprobado, los senadores introdujeron el artículo 16 transitorio que da derecho a las alcaldías a acceder a recursos y ramos federales de acuerdo con la Ley de Coordinación Fiscal. También tendrían concejos integrados por entre 10 y 15 concejales electos mediante voto libre y directo y fungirán como contrapeso del alcalde. También adicionó un transitorio al artículo 122 constitucional que incluyó las facultades que hoy tienen las delegaciones políticas para que se transmitan a los nuevos municipios. Incluso, se aprobó que los grupos parlamentarios con mayor representación política tengan acceso a los órganos de gobierno del Congreso de la Ciudad de México para que se “democratice” la integración del gobierno de la misma y que las presidencias de sus órganos sean rotatorias. El dictamen aprobado quedó en primera lectura para discutirse este lunes en el pleno y, de haberse ratificado, pasaría a la Cámara de Diputados. Sin embargo, la falta de acuerdo entre los legisladores remitió la propuesta de nuevo a la congeladora del Senado. Regularán deuda de estados y municipios Antes, los senadores aprobaron por 85 votos a favor y 13 en contra la nueva ley con la que se pretende regular las deudas de estados y municipios. Durante el debate, legisladores de PAN y PRD criticaron la reforma al considerar que es insuficiente, ya que las disposiciones no podrán frenar la contratación de créditos, evitar excesos o malos manejos ni garantizar la fiscalización. En contraste, senadores del PRI y algunos panistas defendieron el dictamen al sostener que es un primer paso para colocar la lupa sobre la adquisición de deuda. CDHDF pide respetar estándares Previo a que el dictamen se quedara atorado en el Senado, el Consejo de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) emitió un pronunciamiento en el que destacó que la creación, tanto de la Asamblea Constituyente como de la propia Constitución de la Ciudad de México, deben gozar “de plena concordancia con los más altos estándares en derechos humanos conocidos en la materia”. En un comunicado, destacó la necesidad de ratificar la Constitución de la Ciudad de México por medio de un referéndum, para garantizar “el derecho a la participación más amplia posible de la ciudadanía y se refuerce el proceso cumplimentando lo marcado por los pactos internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales sobre el derecho a la participación en asuntos públicos”. La segunda medida necesaria, agregó la CDHDF, es incorporar “de forma explícita el cumplimiento de las obligaciones de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos establecidos en la Constitución, así como la jurisprudencia dispuesta por la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre las obligaciones de cumplimiento de los tratados internacionales de derechos humanos suscritos y ratificados por el Estado mexicano”.  

Comentarios