Peña "sólo administra el infierno de la violencia": Sicilia

viernes, 28 de marzo de 2014
CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- El poeta Javier Sicilia manifestó que el presidente Enrique Peña Nieto sólo esta administra el infierno de la violencia en el país pues siguen muriendo y desapareciendo las personas en la guerra contra el narcotráfico. Al encabezar un acto conmemorativo del tercer aniversario del Movimiento de Paz con Justicia y Dignidad que surgió precisamente en esta ciudad tras el asesinato de su hijo Juan Francisco, el escritor manifestó que la situación de violencia e inseguridad no ha mejorado con la llegada del PRI y Peña Nieto. "Seguimos en medio de la guerra, las desapariciones, los asesinatos, las extorsiones y el miedo. Las victimas, como en la administracion pasada, empiezan nuevamente a ser borradas de la conciencia nacional", sostuvo Sicilia en el acto celebrado en la plaza de armas, frente al palacio de gobierno. Como hace tres años cuando inicio el movimiento de paz con una marcha de tres días desde Cuernavaca al Zócalo de la Ciudad de México, Sicilia insistió que la situación no cambiara sino hay una profunda reforma del Estado "y sus obscuras corrupciones". Recordó que en el sexto punto del pacto nacional del 8 de mayo del 2011, el movimiento de paz propuso una reforma del Estado para responder a la demanda social de paz y justicia. Dijo que si bien Peña Nieto publicó la Ley de Victimas en 2013 y abandonó el discurso beligerante que caracterizó a Felipe Calderón, eso no ha sido suficiente. "Si él y su partido pensaban que con eso daban satisfacción a las demandas de las víctimas del país y de nuestro movimiento, están muy equivocados", sostuvo Sicilia. A tres años del movimiento de victimas manifestó que es tiempo de mirar de nuevo las heridas abiertas de la nación que a pesar de todo lo que se ha hecho, continua desangrándose. Al Zócalo de esta ciudad llegaron algunas de las víctimas que han acompañado este movimiento a lo largo del trienio, en los que han realizado las caravanas de sur, norte y Estados Unidos, así como encuentros con el presidente Felipe Calderón y con Enrique Peña Nieto cuando era candidato presidencial. Al terminar el acto, los integrantes del movimiento hicieron un recorrido por la calle Gustavo Díaz Ordaz y fueron sustituyendo las placas con el nombre del presidente responsable de la matanza de 1968 en Tlatelolco, por la de 28 de marzo declarado el Día de las Víctimas por el Congreso de Morelos.