Fuerzas federales emprenden cacería contra "El Mojarro", líder de La Familia en Guerrero

domingo, 27 de abril de 2014
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- La Secretaría de Marina (Semar) desató una cacería en contra del líder regional del grupo delictivo La Familia, Johnny Hurtado Olascoaga El Mojarro, luego de que este viernes fue asesinado un teniente de corbeta durante un enfrentamiento con un grupo de pistoleros en el poblado de Liberaltepec, municipio de Apaxtla de Castrejón. El operativo castrense en el cual participa el Ejército y policías federales y estatales está enfocado en Arcelia, considerada como la guarida de El Mojarro y donde la cabecera de este municipio administrado por el alcalde priista, Taurino Vázquez Vázquez, permanece sitiada desde la tarde de este domingo, informaron fuentes oficiales. A mediados de diciembre pasado, en las inmediaciones del poblado de Palos Altos, en Arcelia, fueron asesinados cuatro funcionarios del ayuntamiento -entre ellos el director de Tránsito municipal, Mario Uriostegui Pérez La Mona- durante un presunto enfrentamiento entre presuntos sicarios al servicio de La Familia y soldados del 102 Batallón de Infantería procedentes de Tejupilco, Estado de México. El Ejército ubicaba a Uriostegui Pérez como el suegro de El Mojarro, lugarteniente de Leobigildo Arellano Pérez El Pony, el líder de este grupo delincuencial que mantiene una brutal disputa con la banda denominada Guerreros Unidos por el control del corredor de drogas que conecta el norte de Guerrero con el sur del Estado de México (Proceso 1955). Al menos un centenar de marinos, soldados y policías federales arribaron a la cabecera municipal de Arcelia y tomaron el control de las entradas y salidas del poblado ubicado entre la zona norte y la región de Tierra Caliente. Las fuerzas federales y estatales desplazaron a las autoridades municipales que presuntamente están vinculadas con la protección a la estructura de El Mojarro, indicaron fuentes oficiales. El operativo dirigido por la Marina también se ha desplegado en una franja agreste de Teloloapan y Apaxtla que colinda con los municipios de Arcelia, Ixcapuzalco y Acapetlahuaya, así como el sur del Estado de México. De acuerdo a los informes oficiales, las gavillas al servicio de La Familia se encuentran desplegadas en comunidades asentadas en terrenos agrestes, donde tienen sometida a la población de cinco municipios de la zona norte y Tierra Caliente de la entidad. Estos grupos se movilizan en tres regiones del municipio de Teloloapan considerados como el foco rojo: Totoltepec y Alahuixtlán y la Magdalena. Mientras que los cabecillas, agregan las fuentes, están refugiados en Arcelia porque utilizan la vía hacia el Estado de México como ruta de salida. Desde octubre de 2012, el Ejército y la Marina desplegaron mantas en Teloloapan con las fotografías de El Mojarro y Felipe Viveros García El F, donde ofrecían una recompensa por información que llevara la captura de los lugartenientes de La Familia. Un año después, el 6 de diciembre de 2013, fue capturado El F en Jalisco, junto a dos de sus operadores, acusados por la PGR de participar en al menos 200 secuestros y asesinatos en la zona norte de la entidad. Este hecho abrió el camino a una investigación en contra de 15 alcaldes por sus presuntos nexos con el narco, que marcó la detención, el pasado martes 8, del presidente municipal perredista de Cuetzala, Feliciano Álvarez Mesino. (Proceso 1955). Por su parte, El Mojarro asumió el control de la estructura de La Familia en la zona norte del estado y a través de su brazo ejecutor identificado como La Beba, intensificaron la guerra que mantienen con sicarios al servicio de Guerreros Unidos, grupo afincado en la ciudad de Iguala. En los últimos días, los enfrentamientos entre sicarios de La Familia y Guerreros Unidos se han registrado en la parte serrana de los municipios de Teloloapan y Apaxtla, donde los secuestros y la ola de desplazados aumentan dramáticamente. Fue en esta zona donde hace dos días murió un marino y dos sicarios en un enfrentamiento entre infantes de Marina y miembros de La Familia registrado en el poblado de Liberaltepec, Apaxtla. La muerte del teniente de corbeta Arturo Uriel Acosta Martínez, quien iba al mando del grupo de infantes de Marina que irrumpió en el poblado emblemático en la geografía del narco en la entidad, desató una cacería en contra del líder de La Familia en la zona norte de Guerrero y advierte un recrudecimiento de la violencia en esta zona desgarrada por la criminal indolencia gubernamental. Alcalde de Teloloapan urge frenar narcoviolencia Por su parte, el alcalde perredista de Teloloapan, Ignacio Valladares Salgado, calificó de “preocupante” y “acción temeraria”, el ataque en contra de infantes de Marina registrado en Liberaltepec perteneciente al vecino municipio. Hizo un llamado a las autoridades federales a restablecer el orden en la zona norte de la entidad porque, dijo, la sociedad está “secuestrada por la delincuencia”. Entrevistado este domingo por Proceso, Valladres Salgado dijo que la crítica situación que se vive en la zona ha dejado al menos 400 personas desplazadas por la narcoviolencia y pueblos fantasmas, como el caso de Laguna Seca y Xochitepec, pertenecientes a Teloloapan y Apaxtla respectivamente. “Espero que esta situación de inseguridad se mejore porque cerca de 200 personas abandonaron el pueblo de Laguna Seca y al menos 50 familias de Xohitepec, decidieron refugiarse en Teloloapan”, indicó el edil perredista, quien en 2012 fue exhibido en un video difundido en YouTube, sometido por sicarios al servicio de La Familia.

Comentarios